privatización
El IMSS, la dependencia con más denuncias ante la STPS
1 diciembre, 2015
Medio medio
2 diciembre, 2015

Pide ayuda a Peña Nieto para que no le arrebaten a su hija

Samuel Estrada

Denuncian a Policía Estatal, adscrito al C4 de San Luis Potosí, de violación de su propia hija y aun así disputarle a su madre la custodia de la menor, puesto que se trata de una persona con muchas “influencias”, por lo que la madre ha solicitado apoyo hasta del presidente Enrique Peña Nieto, sin embargo, no ha podido lograr que se detengan las acciones legales para arrebatarle la tutoría de la pequeña.

La madre de la pequeña Fernanda, que al día de hoy cuenta con apenas cuatro años de edad, Bethzabe López Reina, narra que los hechos sucedieron a partir de febrero de 2014 cuando se enteró que su ex pareja, Julio César Cordero Estrada, fue acusado de violación de una menor de 14 años en el municipio de Rioverde.

En una carta que envía al titular del Ejecutivo federal, especifica que su hija Fernanda estuvo con su ex pareja por más de ocho meses y debido a una serie de irregularidades, corrupción y amenazas a los jueces en el juzgado civil de Rioverde le fue  imposible tenerla. Varias veces mencionó que Julio César es adicto a las drogas y al alcohol y su preocupación creció al saber que había abusado de una menor de 14 años de edad del Centro de Orientación y Desarrollo Infantil AC de Rioverde. Ahora ya ha pasado más de año y medio de dicha denuncia y las autoridades no hicieron nada al respecto.

Aseveró que el juez segundo mixto de Rioverde le entregó la custodia provisional, expediente 110/2014, pero su hija estuvo por más de nueve meses internada en el albergue Caminando Juntos, de Querétaro, pues su ex pareja intervino para que se emitiera una  Alerta Amber y entonces la Procuraduría de la Defensa del Menor tuvo que salvaguardar la integridad de Fernanda.

Después un juez federal de Querétaro fue el primero que vio que ninguna autoridad en San Luis Potosí hacía nada por entregar a la menor, siendo que ya se habían hecho todas las valoraciones sicológicas y de trabajo social y que no podía estar con su padre debido a que existían al menos dos denuncias, una por violencia familiar en contra de ella misma y otra por el delito de estupro en agravio de la menor de nombre Nohemí N. con números de averiguación  54/2014 y 55/2014, radicadas en el Juzgado Primero Mixto de Primera Instancia del tercer distrito judicial con cabecera en Rioverde, San Luis Potosí, las cuales con fecha 8 de agosto del  2014, se decretó el auto de formal prisión como probable responsable del delito de violencia familias y estupro.

Detalló que además este personaje estuvo internado en la clínica Misión Nueva Esperanza en Zacatecas para tratamiento de desintoxicación y rehabilitación por trastorno mental y de comportamiento debido al uso de alcohol y cocaína en remisión parcial temprana del 20 de octubre al 4 de diciembre de 2008; ingresando nuevamente el 18 de mayo del 2010, por haber reincidido en el consumo, dándose de alta el 11 de julio del mismo año.

Violencia sexual contra la niña

Detalló que dentro del albergue se tuvo conocimiento de que el inculpado le pegaba a la niña, lo que la propia menor admitió.

Puntualizó que esta situación la preocupó aún más, pues conoce lo violento que es esta persona, siendo mayor su angustia cuando por informes del personal del albergue y posteriormente por el informe sicológico practicado a la niña, se acreditó que el tiempo que la niña estuvo con su progenitor vivió violencia sexual de parte de su padre, y también física y sicológica por parte de su abuela, Martha Esther Estrada Guerra, pues refirió que de las pláticas que tuvo con la niña, la menor señala que su abuela le decía “puta”.

Aunado a lo anterior el Albergue Caminando Juntos hace mención a la procuradora de la defensa del menor en Querétaro que temen por la seguridad de la niña al estar observando vehículos con placas foráneas y que es la única niña que no originaria del estado.

Cabe señalar que dentro de las irregularidades existentes en los juicios, lo principal es que mientras ella tenía la guarda y custodia provisional, le fue arrebatada la niña  por el Ministerio Público de Cadereyta, y posteriormente el Juez Segundo Mixto de lo Familiar, bajo el expedienten 110/2014, resuelve revocar la guarda y custodia de la niña y dársela en favor del progenitor.

Más aún el juicio quedó suspendido por cuatro meses, en virtud de que el progenitor interpuso recurso de recusación en contra del juez, situación que dejó en estado de indefensión a la menor y a ella, en virtud de que no se ha podido resolver en definitiva dicho juicio. Dicha recusación al ser falsa, lo multan con 300 pesos y nadie vela por los derechos humanos de la menor, sin embargo se ha promovido cuanto recurso ha tenido al  alcance, por el  temor fundado volver a ver que su hija se la entreguen de nueva cuenta a su progenitor.

Finalmente, recalcó que entonces ella cuenta con la custodia de la niña, pero sigue vigente un ordenamiento judicial interpuesto por su padre, para que al menos un día a la semana el tenga acceso a verla, lo cual no solo es imposible porque viven en ciudades distintas, sino por el temor de que se la vuelva a querer quedar por la fuerza.

JSL
JSL