operadores del Transporte urbano
Este 16 de enero entra en vigor la nueva tarifa del transporte público
7 enero, 2015
Apoyar lucha contra la violencia y el narco, ofrece Obama a Peña
7 enero, 2015

Profesionales de la enfermería exigen el respeto a sus derechos

Profesionales de la enfermería

Manifestación de profesionales de la enfermería en San Luis Potosí. Foto: César Rivera

A pesar de las amenazas de lluvia y el frío presente la tarde del martes, alrededor de 150 profesionales de enfermería, terapistas y auxiliares médicos miembros de la Asamblea Intergremial, marcharon desde el parque Morales hasta el Palacio de Gobierno, donde permanecieron aproximadamente 20 minutos, como parte de la protesta convocada a nivel nacional para asegurar los derechos de los enfermeros, los que se han visto amenazados por las iniciativas legales propuestas desde noviembre en el Congreso de la Unión.

Carmen Carvajal, de la comisión interinstitucional y parte de quienes organizan las protestas, recordó que desde hace un mes entregaron en la ciudad de México un pliego petitorio en el que establecían su exigencia por generar un marco legal que les asegure sus derechos como profesionistas, pero no han sido atendidas por ninguna autoridad federal o de los estados, además de que las modificaciones propuestas desde septiembre eliminan las categorías de trabajo que permiten la profesionalización de quienes trabajan en el ramo.

“Los licenciados en enfermería, independientemente de sus estudios, su preparación, sus posgrados, diplomados y demás, quedan sólo como enfermeros generales, lo que se contrapone a la NOM-019-2013, que es la Norma Oficial Mexicana que regula la calidad del trabajo de los enfermeros, terapistas y auxiliares médicos. Estudiamos una licenciatura de seis años de duración, pero ahora se nos quiere equiparar con una carrera técnica de dos o uno, además de que los salarios se depreciarían por esta misma situación; es algo que afectaría directamente en la calidad de vida, servicio y estudios de todos los enfermeros”, enfatizó.

En el sector salud, independientemente de los estudios, se entra en la categoría más baja; hay tres: A, B y C, pero basados en los estudios, en la experiencia adquirida y la capacitación o especialización extra que cada quien desee puede irse subiendo de manera escalafonaria.

Con estas nuevas propuestas del año pasado sólo se puede subir en la escala conforme se vayan jubilando los que más antigüedad tengan, con lo que están cerrando el paso a la profesionalización, advirtieron previamente los afectados.

Recordaron que, a nivel mundial, la OMS recomienda que haya entre 50 y 60 enfermeros por cada 10 mil habitantes, pero en México apenas se llega a los 19, lo que limita enormemente la calidad del servicio y obliga a las dependencias de gobierno a “dobletear” turnos e incluso duplicar actividades para los auxiliares médicos, haciéndolos efectuar tanto actividades de atención a los pacientes como administrativas y preventivas.

“Lo que pedimos es que se nos reconozca como profesionales y tengamos los derechos que un profesionista tiene; los estudios que efectuamos lo ameritan. No son pocos años de academia y clínica los que llevamos en nuestra educación, somos más de medio millón de enfermeros y auxiliares en todo el país, pero la situación de olvido en el que se mantiene el sector salud es insostenible”, sentenció Carmen Carvajal.

Este martes, indicó, “en la Ciudad de México se está dialogando con las dependencias federales, pero si las cosas siguen como hasta ahora, de hacer oídos sordos a nuestras necesidades y demandas, nos veremos obligados a tomar acciones más contundentes a modo de protesta, porque los enfermeros y su trabajo son vitales para la existencia del sector salud y la vida cotidiana de los mexicanos”.

“No hay división entre enfermeros, pero sí presión”

Respecto a la negativa del Colegio de Enfermeros potosino para adherirse a la marcha del martes, Carmen Carvajal señaló que no duda que existiera presión tanto del gobierno como de otras autoridades, entre ellas las educativas y universitarias, para no marchar, pero consideró que eso no significa que el movimiento se fracturara.

“El Colegio sigue también en pie de lucha; llevan a cabo ponencias informativas y no prohibieron a sus agremiados marchar con nosotros, sólo no marcharon como colegio”.

JSL
JSL