Por reventar
2 diciembre, 2014
reforma energética
México SA: Gobierno sin resultados
2 diciembre, 2014

Queman figura de Peña Nieto y lanzan huevos al PRI

Queman figura de Peña Nieto

Alrededor de 500 personas participaron en la manifestación

Samuel Estrada

Desde pasadas las tres y media de la tarde un contingente de al menos 200 estudiantes y ciudadanos se concentró en los alrededores del monumento a Francisco González Bocanegra a las afueras del parque Juan H. Sánchez. Ya muchos portaban sus pancartas y mantas, otros llegaban con el material para elaborarlas, todo ello como parte de la protesta que a nivel nacional se ha organizado en apoyo a los deudos y familias de los 43 normalistas desaparecidos y seis asesinados en Iguala.

Gritando consignas contra el gobierno federal y la clase política, marcharon desde la Zona Universitaria con dirección al PRI estatal.

Poco después de las cuatro de la tarde el contingente avanzó sobre la avenida Himno Nacional hacia la glorieta del monumento a la Revolución, al cual llegaron pasadas las cinco de la tarde, donde ya los esperaban otros inconformes. Para este momento ya eran alrededor de 500 los integrantes de la marcha.

Posteriormente y escoltados por efectivos de la Policía Municipal volvieron a tomar por la avenida Himno Nacional, para este entonces solo ocupaban la mitad de la vialidad; ya para las cinco con cuarenta minutos llegaron a la intersección con la avenida Luis Donaldo Colosio, donde abrieron el contingente y bloquearon todos los carriles al paso vehicular.

Desde ese momento se contarían 43 minutos en plantón en ese mismo lugar, en donde hubo un mitin, concierto de huapango y exhibición de hip-hop con la temática de la manifestación, el Estado represor y los desaparecidos de Ayotzinapa. Asimismo se realizó un grafitti en una manta en la cual se escribió “Narcogobierno” haciendo referencia al gobierno federal actual.

Justo cuando faltaban 43 segundos para que se cumplieran los 43 minutos de bloqueo se comenzó una cuenta regresiva desde 43 hasta el número uno, cuando se llegó al final dejaron volar 43 globos blancos con helio, con los nombres de cada uno de los 43 desaparecidos y se culminó con un fuerte aplauso y los ya clásicos cánticos de “¡vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

Posteriormente dejaron el bloqueo de la vialidad y cerca de las seis y media de la tarde, cuando ya caía la noche en la capital potosina, avanzaron hasta las afueras de las instalaciones del PRI estatal, ubicadas sobre la propia avenida Luis Donaldo Colosio, las cuales desde horas antes de las cinco de la tarde habían sido desalojadas.

Ya a las afueras del edificio priísta colocaron mantas y pancartas, se llevó a cabo otra exhibición de hip-hop de protesta, al tiempo de que se instaló un proyector electrónico al que llamaron “tablero público” en donde cualquiera de los asistentes podía escribir sus pensamientos y reflexiones al respecto del caso Ayotzinapa y la situación en general del país al tiempo que se proyectaban estas frases sobre la fachada del edificio.

Asimismo, se preparó una efigie de cartón que representaba al presidente Enrique Peña Nieto a manera de piñata, la cual fue cubierta con las imágenes de los partidos políticos, a la cual se le prendería fuego, pero antes de realizar este acto que culminaría con la noche de protesta se leyó el manifiesto y las exigencias del movimiento.

Rocío Hernández Ávila, integrante del movimiento, a nombre de los manifestantes tomó el micrófono y puntualizó:

“Convocamos a la sociedad potosina a informarse y a actuar en solidaridad con todas las víctimas de la injusticia a raíz del gobierno ineficiente y poco representativo que se tiene en México y que entre muchas otras cosas provocó por acción u omisión la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, cuya aparición sigue siendo nuestra principal demanda.

Exigimos que se deje de criminalizar la protesta social, pedimos castigo para las autoridades que en abuso de su posición privaron de su libertad a los presos políticos, exigimos al Congreso de la Unión que se forme una comisión y un grupo de trabajo para que se investigue y analice el caso de la llamada Casa Blanca de la primera dama Angélica Rivera para certificar que no hubo violación a la ley de responsabilidad de los servidores públicos.

De igual si se violentó la ley de adquisiciones, arrendamientos y servicios públicos durante la licitación, que se haga público y se actúe en consecuencia en contra de quien resulte responsable”.

Para finalizar la actividad de protesta y como colofón de la noche se le prendió fuego a la efigie de cartón del presidente Enrique Peña Nieto ante los gritos de la multitud, al tiempo de que comenzaron a arrojarse primero uno, dos, tres y hasta más de una docena de huevos que volaron sobre las cabezas de los asistentes estrellándose en la fachada del edificio.

Duró apenas unos minutos la combustión de la efigie presidencial hasta quedar prácticamente en cenizas. Así culminó esta jornada de acciones de protesta en el marco del primero de diciembre en el que se cumple el segundo año de la actual administración federal. Ya pasadas las siete y cuarto de la tarde, el contingente se fue desvaneciendo y abandonaron el lugar.

JSL
JSL