Obras de remodelación olvidan la seguridad de invidentes
14 enero, 2015
Los grandes morosos del predial, viejos conocidos en política y sociales
14 enero, 2015

Renacen suspicacias sobre el papel de Melquiades Morales en el PRI potosino

PRI

Melquiades Morales Flores.

Ricarlos I

Resurgen los dichos sobre tratos del delegado del CEN priísta con el PAN: Rafael Moreno Valle regaló la presidencia del colegio de notarios poblano a la hija de Melquiades Morales, lo que hace renacer suspicacias sobre el papel que tiene en el PRI potosino, la supuesta conspiración para debilitar al PRI y fortalecer al PAN y por ende una eventual candidatura del hoy gobernador de Puebla por la Presidencia en 2018.

Según analistas de aquella región, la relación entre el actual ejecutivo estatal de Puebla y el ex gobernador Melquiades no empezó siquiera con ellos dos, sino con Rafael Moreno Valle, el fundador del apellido compuesto y abuelo del gobernador de aquella entidad.

Siendo gobernador del estado de Puebla a finales de los años 60, Rafael Moreno Valle pugnó por la llegada a la presidencia de la Gran Comisión del Congreso del Estado del entonces muy joven legislador Melquiades Morales. Dicha comisión, eliminada hace apenas unos años, fungía como un órgano de acción política del gobernador en turno al interior del Poder Legislativo, otorgándole facultades que en la práctica anulaban cualquier posible oposición.

A la salida de Moreno Valle y con la turbulencia política originada en 1972, le tocó a Melquiades ver pasar a cuatro gobernadores mientras él se mantenía con el poder en el Congreso poblano. Fue a partir de la gubernatura de Alfredo Toxqui que comienza el ascenso de Morales Flores y termina siendo gobernador en 1999, justo un año antes de la debacle priísta del año 2000. En esta época, se le une el nieto de su padrino político, el también Rafael Moreno Valle.

Usando la confianza y amistad del gobernador Morales, Moreno Valle va haciéndose nicho en las encuestas de popularidad aunque topa con pared con Mario Marín, alcalde de la capital poblana, y también aspirante a la gubernatura. Luego de chocar con el PRI, Moreno Valle se va al PAN, y ahí parece que se acaba el compadrazgo con Melquiades. Mientras tanto, Mario Marín, que a la postre sería recordado como El Gober Precioso, debido a una grabación difundida en medios nacionales donde charla amistosamente con un pederasta consignado sobre un “castigo” contra una reportera que les era incómoda, Lidya Cacho, mantenía un gobierno calificado como corrupto y opaco, dados sus negocios con empresarios como Kamel Nacif.

Así, con un PRI debilitado por los errores de Marín, y un ex gobernador Melquiades que, a decir de muchos analistas, jugó indirectamente a favor del nieto de su “padrino político”, en 2011 Rafael Moreno Valle logra la gubernatura abanderado por el PAN, y a pesar de encontrarse en partidos diferentes, no se pierde la amistad entre Melquiades y el nuevo gobernador.

Los rumores en San Luis Potosí

La posición de gobernador de Moreno Valle es de ventaja, en caso de que deseara buscar la candidatura a Presidente de la República en 2018. Primero, porque su periodo como ejecutivo estatal termina un año antes de que sean las elecciones, lo que le deja un amplio margen de maniobra para terminar sus obras y programas y sacarles todo el jugo político posible.

Y segundo, porque el desgaste del PRI como partido en el poder sin duda abrirá grietas que pueden ser aprovechadas.

Se narra en La Jornada Puebla una escena ambientada el pasado 24 de noviembre, en La Gran Vía, en San Luis Potosí, en la que Melquiades Morales habría pugnado directamente ante César Camacho, por la postulación de Juan Carlos Valladares como candidato a gobernador, so pretexto de que los edificadores y terratenientes potosinos así lo deseaban, pero omitiendo que al interior del partido es de los que menos apoyo tiene o tendría, de ser abanderado.

Esto, aseguran, podría estar enunciando que se quiere repetir la elección de 2010 en Puebla, en la que se postuló al más débil de los precandidatos tricolores, y al final ganó el adversario panista. El distanciamiento entre Mario Marín y Melquiades fue suficiente para hacer perder al PRI en aquella ocasión, en el que se consideraba uno de los bastiones tricolores por excelencia.

JSL
JSL