Gobierno adeuda a ex braceros recursos aportados por EU
8 abril, 2015
De pesadillas y sueños guajiros
8 abril, 2015

Sacerdote denuncia persecución por parte de la Arquidiócesis

Arquidiócesis

Noé Francisco Estrada.

Priego Rivera asegura que sólo se sigue un procedimiento conforme a derecho

Samuel Estrada

El sacerdote Noé Francisco Estrada, vicario de la parroquia de Rioverde, denunció una “persecución” por parte de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, ya que, según comentó, el domingo pasado le fue notificado que está suspendido de sus facultades religiosas y que se le ha iniciado un proceso canónico jurisdiccional, así como también tiene la información de que en breve será denunciado ante la Procuraduría del Estado.

Indicó que él sospecha que se trata de un presunto asunto de connotaciones sexuales, sin embargo no quiso explicar de qué se trata, pero aseveró que es inocente de cualquier tipo de delito que se le quiera imputar, por lo que, ante tales circunstancias, en diálogo con su equipo de abogados, ha decidido interponer una denuncia ante la PGJE en contra de la Arquidiócesis por daño moral a su persona y a su familia.

Hizo el llamado además al arzobispo Jesús Carlos Cabrero Romero para que remueva de su cargo al promotor de justicia, Héctor Colunga, ya que, manifestó, ha omitido de manera ventajosa el procedimiento que le dé certidumbre al proceso canónico y por entrar en conflicto de intereses al tener cercanía y amistad con la parte acusatoria.

Dijo además que le gustaría que todos sus hermanos y colegas del sacerdocio se unieran para que se cierren filas ante las acusaciones dolosas que pretenden culpar y manchar a inocentes y que respondan a intereses mezquinos, ya que, adviertió, ninguno se encuentra exento de ello “por parte de una Arquidiócesis que da la espalda y cierra sus oídos para escuchar quedando expuestos a lobos rapaces que sólo buscan destruir el ministerio sacerdotal”.

No hay tal persecución, asegura la Arquidiócesis

Por su parte, el vocero de la Arquidiócesis de San Luis Potosi, Juan Jesús Priego Rivera, expuso que cuando la Arquidiócesis recibe una denuncia el deber es notificar a la Procuraduría sobre la misma, y será esta institución la que haga el proceso pertinente, esto en referencia al sacerdote Noé Francisco Estrada, vicario de la parroquia de Rioverde.

“Nosotros solamente, de acuerdo a derecho eclesiástico y derecho civil, tenemos la obligación de notificar, eso dice la ley; nosotros en meses anteriores hablábamos de coadyuvar con las autoridades y cuando hay una denuncia nosotros no estamos para juzgar si es culpable o inocente, se notifica a la Procuraduría y esta hará lo que tenga que hacer”, indicó.

Priego Rivera recalcó que no hay persecución contra el sacerdote pues no lo están acusando o “señalando con el dedo”, ya que simplemente, si se tiene una denuncia, se realiza el procedimiento antes descrito por derecho, asimismo dijo no saber a detalle el caso, pero explicó que, por la misma información que emitió el sacerdote, el delito es por una falta de tipo sexual.

“No lo estamos acusando, no estamos declarándolo culpable, simplemente estamos ejerciendo el derecho civil y eclesiástico que tenemos, en donde se notifica a las autoridades y se suspende al sacerdote de sus funciones en tanto se resuelve el caso”, concluyó.

JSL
JSL