Se acribilla a los civiles, se acribilla a la prensa crítica: videocolumna de Julio Hernández
20 abril, 2015
UASLP organizaría debates, ante falta de dinero del Ceepac
20 abril, 2015

Tapicero jugaba a la “ruleta rusa ” cuando se disparó su arma

Las investigaciones preliminares de la Policía Ministerial  del Estado en relación a la muerte del tapicero ocurrida al interior de su negocio en la calle Juan del Jarro, apuntan a que éste jugaba a “la ruleta rusa ”, descartando con ello el supuesto suicidio.

No obstante a estas aseveraciones que surgieron de declaraciones tanto de sus trabajadores como de familiares de la propia víctima, la policía continúa en la búsqueda de dos personas con las que supuestamente jugaba el hoy occiso y que se retiraron del lugar una vez ocurrida la tragedia.

Este lamentable hecho  ocurrió la tarde de ayer domingo alrededor de las 16:00 horas, donde se aseguraba en un principio que una persona había sido asesinada  y/o se había suicidado al interior de su negocio de tapicería. Pero sus conocidos aclararon que no era así, que a él le gustaba jugar a la “ruleta rusa”, que ya lo había hecho otras veces y que fue de esa forma como perdió la vida.

En el lugar, las autoridades localizaron el cadáver de quien en vida respondió al nombre de Francisco  de 50 años de edad, con un balazo en la cabeza que le ocasionó exposición de la masa encefálica, en el lugar también se encontraron los cartuchos que le retiró a la pistola antes de jugar con su arma.

En el mismo sitio fue localizada un arma calibre .357, la cual fue levantada con las medidas de seguridad necesarias por Peritos de criminalística para su análisis y confrontación de huellas con las del occiso.

En comparecencia, los trabajadores  y familiares de la víctima refieren que el occiso había estado ingiriendo bebidas embriagantes desde hace varios días, y que este domingo estuvo bebiendo en compañía de otras dos personas a las que no conocen de nombre, únicamente de vista.

Poco antes de los hechos les dijo que iría a su domicilio por dinero, y al regresar vieron que ya manipulaba un arma con la que más tarde se puso a competir con sus compañeros, colocándosela en la boca, cuando de repente ésta se disparó.