Policía Federal implementa operativo por granizo en SLP
27 enero, 2016
Exhorta ALDF a Contraloría auditar a Autotrafic
Exhorta ALDF a Contraloría auditar a Autotrafic
27 enero, 2016

Murray y Raonic, a la semifinal de Australia

Murray y Raonic, a la semifinal de Australia

Por Dpa

Melbourne. En una jornada de múltiples alegrías para el tenis británico, Andy Murray derrotó este miércoles al español David Ferrer y el viernes probará en las semifinales del Abierto de tenis de Australia la madurez del canadiense Milos Raonic.

Murray superó a Ferrer en un duro duelo por 6-3, 6-7 (5-7), 6-2 y 6-3 y coronó un día muy “british” en Melbourne, pues Johanna Konta accedió a las semifinales femeninas y Jamie Murray, hermano de Andy, se clasificó a la ronda de los cuatro mejores en dobles.

Raonic, por su parte, batió al francés Gael Monfils por 6-3, 3-6, 6-3 y 6-4 para meterse por segunda vez en su carrera a unas semifinales.

El del viernes será el séptimo duelo entre Murray y Raonic, un cara a cara empatado hasta el momento con tres victorias para cada uno.

“Milos empezó el año muy bien”, indicó el número dos del mundo cuando le preguntaron por el rival al que se medirá en su sexta semifinal en Melbourne. “Es un gran sacador al que le gustan los puntos cortos”.

Es decir, todo lo contrario a su rival de hoy, Ferrer, que le hizo correr durante tres horas y 20 minutos en un duelo intensísimo de largos peloteos que provocó un aplauso continuo de las 15 mil personas que poblaban las gradas de la Rod Laver Arena.

“Jugamos un partido con intercambios muy largos y físicos, sobre todo en el segundo y en el tercer set”, dijo el británico, que sumó su sexto triunfo seguido sobre Ferrer. En total, el cara a cara entre ambos es de 13-6 a favor de Murray.

Ferrer, octavo del ranking, planteó una batalla en todos los sentidos a Murray y desde el primer instante le dejó claro al rival que cada punto le iba a costar un mundo. Pero el británico escapó de la carrera de resistencia que le propuso el español para apuntar su nombre por décimo octava ocasión en las semifinales de un Grand Slam.

En la misma pista pero un rato después, los aficionados vieron saques a más de 225 kilómetros por hora. Salían del brazo derecho de Raonic, un tenista que a sus 25 años está llamando a las puertas del “Big Four”.

El canadiense, número 14 del ranking y que lleva nueve victorias consecutivas, alcanzó por segunda vez en su carrera la ronda de los cuatro mejores en un grande. La otra vez, en Wimbledon 2014, perdió con el suizo Roger Federer, jugador que precisamente se enfrentará mañana con el serbio Novak Djokovic en la primera semifinal.

Raonic se convirtió en el primer canadiense que alcanza las semifinales masculinas de Australia. “Es una sensación genial, el tenis está creciendo en Canadá y ser parte de eso es algo genial”, explicó aún sobre la pista en la que el viernes buscará la victoria más importante de su carrera.

“Va a ser un gran desafío, tengo que creer en mí mismo y esforzarme al máximo”, dijo sobre el duelo con Murray.

Azarenka se despide

Aunque llegaba como un cohete a los cuartos de final, la bielorrusa Victoria Azarenka cayó hoy ante la alemana Angelique Kerber por 6-3 y 7-5 y dijo adiós a la posibilidad de sumar un tercer título en Australia.

Kerber, séptima favorita, chocará mañana en semifinales con Konta, que superó a la china Zhang Shuai 6-4 y 6-1, que se convirtió en la primera tenista británica en alcanzar las semifinales de un Grand Slam desde 1983.

“Estoy muy orgullosa de haber mantenido la concentración. Siento que no hice muchas cosas mal”, explicó en rueda de prensa Konta, número 47 del mundo con 24 años.

Será el primer duelo entre Kerber y Konta, dos jugadoras que nunca han alcanzado la final de un Grand Slam.

“No puedo describirlo con palabras”, dijo Kerber tras avanzar por tercera vez en su carrera a las semifinales de un grande. “Es impresionante, me siento increíble”.

La otra semifinal del cuadro femenino se disputará también mañana y pondrá frente a frente a la estadunidense Serena Williams, número uno y gran favorita, y a la polaca Agnieszka Radwanska.