La Sinfónica Nacional dedicará programa a Stanley Kubrick
2 marzo, 2017
Cierra el dólar en $20.41
2 marzo, 2017

Alejandro Arzumanian lleva su música humanista a la CDMX

El músico Alejandro Arzumanian. Foto cortesía de Ediciones Pentagrama

Arturo Cruz Bárcenas

Ciudad de México. La música ecológica y, por lo tanto, humanista de Alejandro Arzumanian se tradujo en un espectáculo denominado Dos mil y un tatuajes, recopilación de cuatro de sus discos editados en México: Tatuajes, Naturaleza Break, Mafalda se fue y Austral-Antártico.

En el Antiguo Palacio del Arzobispado los sonidos se convirtieron en mensajes que cada quien tomó según su entendimiento de lo que es la vida.

Alejandro Arzumanian es pianista, compositor y escritor de origen argentino; es uno de los iniciadores del rock argentino. Su carrera artística se ha desarrollado con un estilo musical propio e inconfundible, plasmado a través de múltiples presentaciones y grabaciones.

Cuenta con dos discos publicados por Ediciones Pentagrama: Mafalda se fue y Austral-Antártico, este último en compañía de Antonio Russek.

En entrevista Arzumanian explicó que el espectáculo presentado recurre a una serie de representaciones. “Lo matice con la narración de anécdotas de poemas, para tratar de crear la sintonía con el público”.

“Lo anterior, la sintonía es muy necesario porque el mundo se encuentra actualmente patas pa’rriba. Estoy convencido y soy un optimista respecto de que el arte es el punto de unión, de comunión, sensible, que nos puede llevar por encima de todos los males que nos aquejan”.

Ante el gran cumulo de música comercial, dijo que “hay músicos que se desenvuelven en la farándula, y esto está muy bien; utilizan la música con un objetivo lucrativo. Su música se metaliza y solo buscan saber cuánto dinero van a obtener. Cuando alguien ha sido un músico que ha conocido la farándula de manera profunda, como es mi caso, ahora descubro que lo que andaba buscando era el contacto con la gente.

“Ahora, todo esto de la farándula queda para mi fuera de lugar, porque este tipo de creación no responde a las necesidades de la gente, ni del autor”.

Arzumanian tiene un público diverso en México y en algunos países de Europa. “Hoy se establecen vínculos estables y sentimientos.Un verdadero autor, un verdadero músico, debe agradecerle a la vida.”

El espectáculo duró una hora y cuarto. Este creador se encuentra ahora escribiendo poesía y música para proyectos subsiguientes. “Lo mío es un trabajo maravilloso por que es un enriquecimiento de la vida. Lo único que me interesa es llegar al corazón y al cerebro de la gente”.