oyervides auto de formal prisión
Maneja PGJE seis presuntos feminicidios, informa Garza Herrera
23 mayo, 2017
Ex empleada de Seduvop que denunció acoso sigue encadenada a la Oficialía Mayor
23 mayo, 2017

Alza en tasas de interés mejora atractivo de inversiones: Banorte

La disminución llevó a la que "las tasas reales fueran negativas, la inflación rebasaba el nivel de la tasa", dijo Alejandro Aguilar Ceballos en una entrevista con La Jornada. Foto cortesía Banorte

Roberto González Amador

Ciudad de México. La serie de alzas en la tasa de referencia por parte del Banco de México mejoró el atractivo para la inversión en instrumentos financieros, una opción que en planes de largo plazo contribuye a mejorar los recursos de que una persona podría disponer al momento de su retiro, aseguró Alejandro Aguilar Ceballos, director general de la operadora de fondos del  Grupo Financiero Banorte (GFNorte).

Después de la crisis financiera de 2008-2009, los bancos centrales llevaron las tasas de referencia –que influyen en el costo del crédito y el rendimiento del ahorro y la inversión– a un nivel mínimo histórico, de 3 por ciento en el caso mexicano. En diciembre de 2015, el Banco de México comenzó a revertir esa política y, desde entonces, a elevado la tasa al nivel actual de 6.75 por ciento.

La disminución llevó a la que “las tasas reales fueran negativas, la inflación rebasaba el nivel de la tasa”, dijo Aguilar Ceballos en una entrevista con La Jornada. En el periodo de 2012 a 2014, añadió, la industria de fondos de inversión en México creció sus activos a un ritmo que rondó 11 por ciento. En los siguientes dos años,, de 2015 a 2016, ese ritmo disminuyó a menos de los mitad, a uno entre 4 y 4.5 por ciento. “Con el incremento en tasas por parte del Banco de México se hace más atractiva la inversión en activos financieros”, apuntó.

Los fondos de inversión, consideró, deben ser desmitificados como unos instrumentos sólo al alcance de personas con ingresos o patrimonio elevado. “La industria y nosotros en Banorte tenemos fondos a los que se puede acceder desde mil pesos” y obtener rendimientos que usualmente son ofrecidos por instrumentos sofisticados. Es, mencionó, un mito con el que debe acabarse y la perspectiva de mejores rendimientos con el alza de tasas de referencia abre la oportunidad de hacerlo.

“En los años de tasas de interés de referencia baja, la política del banco central trataba de incidir en generar incentivos para el consumo y la inversión, no necesariamente financiera. Vimos a clientes irse a otro tipo de inversiones para ganar más rendimientos. Hoy, con la tasa de referencia en 6.75 por ciento y la perspectiva de que pueda subir un poco más, las inversiones en fondos deberían ser más atractivas para los clientes, aun cuando la inflación está relativamente alta. Si en los siguientes meses la inflación se mueve como ha dicho el banco central (hacia niveles de 3 a 4 por ciento) tendremos tasas reales positivas”, añadió.

La semana pasada, la calificadora Fitch reconoció toda la serie de procedimientos que realiza la operadora de fondos del GFNorte y que, explicó Aguilar Ceballos, se refleja en mejores rendimientos para quienes tienen invertidos allí sus recursos.

“Vemos que la industria de fondos regresará a un crecimiento en sus activos un poco arriba de 10 por ciento y Banorte estará arriba de la industria, en torno a 15 por ciento”, dijo.

Opción de mejorar el retiro

Los fondos de inversión, una industria con activos por dos billones de pesos, equivalente a 10 por ciento del producto interno bruto, ofrecen rendimientos superiores a los de las cuentas tradicionales. Una recomendación que Banorte hace a sus clientes es la diversificación, explicó Aguilar Ceballos. Vistos con un horizonte de largo plazo, son una alternativa para complementar, por ejemplo, los recursos que una persona dispondrá para su retiro.

“La capacidad de ahorro está ahí”, responidó al ser interrogado sobre la razón de que no haya más usuarios de estos fondos. Son 2.2 millones de clientes de la industria, universo que se ha mantenido en torno a ese nivel en los años recientes. Por eso, insiste, la necesidad de acabar con el “mito” de que sólo participan en esta alternativa de inversión personas con ingresos elevados.

La mayor parte del ahorro que está en los fondos de inversión es voluntario, a diferencia del de carácter forzoso que gestionan las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores), citó como ejemplo. “Algunas proyecciones indican que al final de su vida laboral, los trabajadores tendrán una pensión de 15 por ciento de su último sueldo y con eso va a ser difícil mantener un estándar de vida. Ahí, los fondos pueden ser una alternativa viable para los inversionistas y para el público en general de ir armando un patrimonio, a partir de la inversión voluntaria”.