Monumentos en Europa y EU se iluminan con colores belgas
Monumentos en Europa y EU se iluminan con colores belgas
22 marzo, 2016
intercambios
FCSyH de la UASLP con variedad académica para promover intercambios
22 marzo, 2016

Aung San Suu Kyi será canciller de Myanmar

Aung San Suu Kyi será canciller de Myanmar

Por Afp

Naypyidaw. La premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, que no puede ser presidenta porque se lo prohíbe la Constitución heredada de la junta, será ministra de Relaciones Exteriores del nuevo gobierno de Myanmar.

La lista de los futuros ministros establecida por el nuevo presidente electo, Htin Kyaw, fue presentada al parlamento, en un primer momento sin precisión de puestos. Suu Kyi es la única mujer.

«Será ministra de Relaciones Exteriores», anunció Zaw Myint Maung, vocero de la Liga Nacional para la Democracia (LND). La agrupación política sugirió que Aung San Suu Kyi tendría también un papel activo en otros Ministerios y estaría de facto al mano del nuevo ejecutivo.

El anuncio, que debe ser confirmado por el parlamento en los próximos días, confirma finalmente un rumor que circulaba desde hacía días.

Con su partido ahora mayoritario en la cámara, Suu Kyi, de 70 años -15 de ellos en arresto domiciliario-, tomará por fin las riendas de un país, sucediendo a un gobierno de exmilitares que aseguró la transición post junta desde 2011.

Este anuncio precisa un poco la manera como Aung San Suu Kyi va a gobernar «por encima del presidente», como anunció misteriosamente antes de la victoria de su partido en las elecciones legislativa de noviembre de 2015.

La decisión de la Dama de Rangún ejercer el mando desde un ministerio dentro del gobierno y no desde la jefatura de la LDN es una forma de afianzar su autoridad y legitimidad en un gabinete sin primer ministro.

La constitución heredada de los militares impide a los birmanos con hijos extranjeros ejercer la presidencia. Dos hijos de Aung San Suu Kyi tienen pasaporte británico.

«Las decisiones se toman en el gobierno, por eso la decisión de estar en el gobierno», afirmó Trevor Wilson, exembajador australiano en Birmania.

Gobernar desde el exterior del poder ejecutivo «hubiera complicado la situación, obligando a los ministros a consultarla para cada decisión», agrega Wilson, que señala la visión centralizada del poder de Aung San Suu Kyi.

La formación del gobierno, que entrará en funciones a fines de marzo, al mismo tiempo que el nuevo presidente, Birmania dará vuelta la página de décadas de poder militar, aunque los militares van a conservar un importante papel político.

El nuevo gobierno tendrá que responder a la inmensa esperanza que ha generado durante la campaña electoral.

La LND prometió priorizar la educación y la salud, dominios en los cuales Birmania tiene grandes carencias.

Sin embargo, el nuevo ejecutivo hereda un presupuesto 2017 elaborado por el gobierno saliente que le deja poco margen de maniobra en esos temas.

Ese presupuesto jerarquiza la economía pero sin un plan claro para un país en el cual un tercio de la población está por debajo del límite de la pobreza y un 70 por ciento del país no tiene electricidad.

Otro asunto importante para Aung San Suu Kyi será la negociación con los rebeliones armadas étnicas que continúan enfrentando a las fuerzas armadas.

En todos esos expedientes, Suu Kyi tendrá que negociar con los militares, que controlan aún los ministerios del Interior, Defensa y Fronteras.

Señal de una voluntad de compromiso, en la lista de futuros ministros figuran adversarios de la LND, como Thein Swe, consejero del partido heredero de la junta militar, el USPD.

«Trabajaré para el estado y el pueblo», dijo Thein Swe, que destacó la voluntad de su partido de «colaborar» con las otras formaciones políticas.