Regreso a clases, sin mayores contratiempos
24 abril, 2017
Eva Cadena declinará su candidatura a alcaldía de Las Choapas
24 abril, 2017

Brasil siempre ganó cuando fue democrático: Rousseff

La presidenta depuesta de Brasil, Dilma Rousseff y el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas durante la conferencia de prensa de este lunes en la Ciudad de México. Foto María Luisa Severiano

Blanche Petrich

Ciudad de México. La presidenta depuesta de Brasil, Dilma Rousseff, quien negó que el golpe de Estado en su contra fuera consecuencia de una crisis económica que estaba enfrentando, dijo esta mañana en conferencia de prensa que Brasil “siempre ganó cuando fue democrático. Sólo perdió cuando no lo fue”.

La ex mandataria –en visita a la Ciudad de México durante dos días– recordó que Michel Temer, actual presidente asignado por el Congreso, afirmó apenas dos meses después de asumir el mando que el gran gigante sudamericano “goza de una economía robusta”.

Rousseff comentó: “una economía robusta no se construye en dos meses”. Explicó que fueron 13 años de políticas populares y responsables las que dejaron a esa nación con una de las reservas monetarias más grandes del mundo, con una tasa de desempleo que fue la más baja históricamente y fuera del mapa de los países con mayores índices de hambre.

Frente a los periodistas, literalmente bateó al reportero que le preguntó sobre la forma como han afectado a la región latinoamericana los gobiernos populistas.

– ¿Usted qué entiende por populismo? – preguntó la ex presidenta.

– Gobernantes paternalistas que basan sus políticas en el asistencialismo y el paternalismo.

– Yo no veo que eso hubiera sido la característica en América Latina en los últimos 10 años. Yo lo que vi fueron gobiernos que aplicaron medidas prudentes para salir del ciclo neoliberal, que fue el periodo de las décadas perdidas. Vi gobiernos dedicados a eliminar la exclusión y la desigualdad con políticas prudentes. No vi gobiernos populistas. Vi gobiernos populares.

También comentó que a partir de la oleada de gobiernos de derecha que retomaron el control en buena parte de la región hemisférica, “veo una vuelta muy grave al neoliberalismo, esto es muy grave para la democracia y también es muy grave para el combate a la corrupción, que con estos gobiernos populares se estaba frenando.