abc
Buscan grupo de expertos para guardería ABC
11 septiembre, 2015
la meca
Colapso de grúa en La Meca deja 87 muertos
11 septiembre, 2015

Cataluña muestra su músculo rumbo al plebiscito

cataluña

Por Afp

Madrid. El 11 de septiembre es el “día nacional de Cataluña ” y una de las fechas más simbólicas y con mayor raigambre en la sociedad. Hoy, a sólo tres semanas de las vitales elecciones autonómicas del 27 de septiembre más de dos millones de ciudadanos catalanes reclamaron en las calles de Barcelona su derecho a “decidir nuestro futuro” y poder votar por la construcción de un Estado propio. El alud independentista crece, al tiempo que desde Madrid, el gobierno español, del derechista Mariano Rajoy, lanza amenazas contra las fuerzas secesionistas.

Las calles de Barcelona se convirtieron hoy en una celebración masiva, festiva y colorida a favor de la independencia. Como viene ocurriendo desde hace cinco años, cuando empezó a crecer la ola separatista ante el rechazo sistemático de las instituciones españoles de cambiar el estatuto de autonomía de la región, millones de personas se congregaron en la calle para celebrar la “diada” (día nacional) y para reivindicar su derecho a la independencia y a construir unas instituciones catalanas propias, al margen de las españolas.

A lo largo de la manifestación se gritaron consignas a favor de la independencia y se desplegaron miles de banderas y de símbolos independentistas, además de que se lamentó la postura de la nueva alcaldesa de Barcelona, Ada Colau -ex activista en contra de los desahucios y que hasta ahora había sido una defensora del derecho a decidir-, que, finalmente, se negó a asistir a la marcha alegando que se trataba de un “acto electoral”.

Entre los asistentes, que sí acudieron a la marcha se encontraban Raúl Romeva, cabeza de lista de la candidatura unitaria, el líder de ERC, Oriol Junqueras, la ex presidenta de Òmnium, Muriel Casals, además de todos los consejeros de la Generalitat exceptuando el de Interior, Jordi Jané, que ha estado controlando el operativo de seguridad.

El presidente Mas señaló por su parte, en un mensaje unas horas antes de la marcha, que “cambiamos las elecciones por un referendo ahora mismo, porque nosotros preferimos contar votos, pero si todos los intentos para celebrar un referendo han sido bloqueados la alternativa no es no hacer nada, y la única salida legal que nos han dejado es hacer estas elecciones.”. Además advirtió que “como demócratas, aceptaremos el resultado” y  si consiguen una mayoría de 68 escaños o más seguirán adelante con la hoja de ruta trazada para decretar la independencia unilateral.

Desde Madrid respondió la vicepresidenta primera del gobierno, Soraya Sáenz, quien advirtió que “una cosa es tener mayoría para gobernar y otra cosa es no contar con la mayoría que decide lo que es España” y lamentó que la “fiesta para todos los catalanes” se haya convertido “en un acto reivindicativo de los intereses de sólo parte de algunos políticos catalanes y hoy es un acto electoral, entre otros de Artur Mas”.