Renuncia rector de Legionarios de Cristo que tuvo dos hijos
7 octubre, 2017
Alemania presenta logo de candidatura para Euro 2024
7 octubre, 2017

Continúa fuga de compañías de Cataluña

Agbar, matriz de Aguas de Barcelona, cambió “temporalmente” su sede social. Foto Afp

Dpa

Barcelona. Ante la incertidumbre que suscita en el mundo empresarial y financiero una posible declaración unilateral de independencia en Cataluña, hoy continuó la fuga de compañías de la región, después de que el viernes anunciaran su salida la mayor multinacional catalana, Gas Natural Fenosa, y el banco Caixabank.

El grupo internacional Agbar, matriz de Aguas de Barcelona, decidió hoy seguir sus pasos y mover «de forma temporal» su sede social de Barcelona a Madrid, según medios españoles.

El paso se produce un día después de que el gobierno español de Mariano Rajoy aprobara un decreto ley para agilizar la salida de empresas y bancos de Cataluña ante la posibilidad de que en los próximos días el Parlamento catalán declare de forma unilateral la independencia.

En el polémico referendo soberanista celebrado el 1 de octubre en la región, el 90 por ciento de los votantes dijeron «sí» a la secesión, según el recuento del “Govern” catalán. El plan original de los independentistas indicaba que este resultado debería llevar al Parlamento catalán a declarar inmediatamente la independencia.

Desde el Ejecutivo catalán de Carles Puigdemont aseguraron que la seguridad jurídica de las empresas en Cataluña «está garantizada a corto, medio y largo plazo». «Más allá del conflicto político, todos los indicadores nos señalan que la evolución de la economía en los últimos meses es positiva», dijo el responsable de Empresa en el «Govern”, Santi Vila.

En las últimas horas, una decena de grandes compañías y bancos comunicaron un cambio de domicilio social fuera de Cataluña, entre ellas Banco Sabadell (el segundo de Cataluña), y otros tantos se lo plantearon, especialmente si se produce la declaración de secesión.

El ex presidente del gobierno español Felipe González pidió hoy a las autoridades catalanas que asuman la responsabilidad de la inseguridad jurídica que ha provocado la fuga de empresas. «Ninguna (…) hubiese querido hacerlo, solo la inseguridad jurídica aconseja hacerlo», señaló el socialista en Berlín.