Muro será costoso y disparejo con realidad de migración: NYT
26 enero, 2017
Pablo Milanés vuelve a tocar la guitarra gracias a su hija
26 enero, 2017

‘Danza del colibrí’: libertad, creatividad y honestidad

Danza del colibrí, espectáculo en el que la danza, las artes marciales, la música en vivo y la proyección de imágenes multimedia se funden. Foto @CasadelLago

Ángel Vargas

La multifacética artista de origen japonés Mari Sano (Seto, 1968) concluyó su carrera de bailarina  con la presentación del espectáculo multidisciplinario Danza del colibrí, la noche de este miércoles en Casa del Lago.

“Tengo 48 años, que es una edad avanzada para la danza, y por eso ahora llegó el momento de finalizar la aventura y completar este sueño”, explicó a La Jornada la también compositora, intérprete musical y escritora, quien ha sido descrita en sudamérica como “la Laurie Anderson del folclore”.

A partir de sus diversos viajes y residencias en países como Argentina, Ecuador, Bolivia y España fue que Mari Sano concibió hace varios años Danza del colibrí, espectáculo en el que la danza, las artes marciales, la música en vivo y la proyección de imágenes multimedia se funden para crear una atmósfera poética y rendir homenaje a la vida.

“A través del sonido del charango (instrumento de cuerdas de origen sudaméricano) se abre una dimensión de imágenes de ensueño que tiene como protagonista al colibrí”, señaló la artista.

“Se trata de un viaje de descubrimiento de la libertad, la creatividad y la honestidad. El espectador se ve envuelto en la danza y notará cómo el rasguido del charango es parecido al aleteo del colibrí cuando vuela libre hacia un mundo mejor”.

Para Mari Sano, el colibrí simboliza la amistad, la creatividad y la libertad: “Ese es el mensaje poético que he buscado dar con este espectáculo, cuya escenografía está construida a partir de videos sobre flores y  pétalos, para recordarnos lo generosa y bella que es la naturaleza”.

A esta última presentación de Danza de colibrí asistieron el embajador de Ecuador en México, Leonardo Arizaga, así como los agregados culturales de las embajadas de Japón y Argentina, Tomoyuki Yamagata y Diego Boriosi, de forma respectiva, quienes, antes de la función, pronunciaron sendos mensajes de hermandad y unidad entre las naciones latinoamericanas.