Exige CNPA renuncia de Aureoles tras asesinato de 3 indígenas
6 Abril, 2017
Reconoce Comercio atraso en construcción del Tepeché
7 Abril, 2017

Demanda oposición modificar dictamen del Verde sobre delfinarios

Enrique Méndez y Roberto Garduño

Ciudad de México. La sesión ordinaria en la Cámara de Diputados concluyó esta tarde cuando los grupos parlamentarios del PAN, Morena, PRD y MC abandonaron el salón de plenos inconformes por el manejo legislativo de la mesa directiva cuando se sometió una moción suspensiva en contra de una reforma propuesta por el Partido Verde para prohibir el confinamiento de delfines en el país.

El Partido Verde Ecologista, con el respaldo del PRI, de Nueva Alianza y del Partido Encuentro Social presentó una iniciativa de ley tendiente a impedir que los delfinarios en México utilicen a esos mamíferos en espectáculos públicos. La iniciativa sería noble, si no fuera porque los delfines que actualmente se encuentran en cautiverio no serán liberados sino hasta que mueran. es decir, la ley comenzaría a operar hasta dentro de 25 años.

Esa salvedad fue manifiesta por el PAN, PRD, Morena y MC que demandaron modificar el dictamen impulsado por los verdes. Para tal efecto presentaron panistas y perredistas, dos mociones suspensivas para controvertir el dictamen.

Cuando ambas mociones fueron presentadas en el pleno, y la presidenta cameral Guadalupe Murguía ordenó a la secretaria de la cámara dar a conocer la votación económica registrada en el pleno, devino la protesta de los partidos promoventes de ambas mociones suspensivas, porque la secretaría de la mesa -a cargo del Partido Verde- facilitó el conteo que favoreciera el rechazo a las mociones suspensivas.

Tal hecho fue reclamado por panistas, perredistas e integrantes de Morena, quienes reprocharon el manejo faccioso de la votación, “es una vergüenza”, dieron y se retiraron del salón de plenos.

Al quedarse solos, el PRI, PVEM, Nueva Alianza y el PES, en acuerdo con la presidenta de la Cámara de Diputados, Guadalupe Murgía (PAN), continuaron sesionando en torno al dictamen, que para ser aprobado requería el quórum de ley (50 más un voto de los 500 diputados registrados), y al no alcanzarse este porcentaje, tuvo que concluir la sesión, sin haberse aprobado el dictamen de los delfines, y con el reclamo de la oposición que anunció la decisión de no avalar más dictámenes que favorezcan intereses como los del Partido Verde.

Y es que para echar abajo las mociones suspensivas del PAN y PRD, las disputadas de ese partido actuaron como cabilderas intentando convencer a los diputados de la oposición que votaran a favor de su propuesta, porque esta representa un negocio de 130 millones de dólares al año.