Reporta Inegi un déficit comercial de dos mil 66 mdd en octubre
27 noviembre, 2017
Grupo Modelo invertirá 14 mil mdp en planta en Hidalgo
27 noviembre, 2017

Desafiantes, mujeres desfiguradas con ácido suben a pasarela en India

Reshma Bano Qureshi, quien fue agredida por su cuñado, y Sonia, durante el desfile. Foto Afp

Af

Nueva Delhi. Nueve mujeres que fueron víctimas de ataques con ácido en India se subieron este sábado a una pasarela de moda para un desfile inédito, en el día de la lucha contra la violencia de género.

Las mujeres desfilaron con vestidos cedidos por grandes diseñadores indios, como Rohit Bal, Ranna Gill y Archana Kochhar. Desafiantes, ninguna de ellas se cubrió el rostro.

Estaba muy nerviosa, declaró Meena Khatoon tras la experiencia. Madre de un niño, fue atacada por su ex marido, y quería demostrar que mira hacia adelante.

La gente a menudo desvía la mirada cuando salgo a la calle. Se dan media vuelta cuando me ven. Siempre he tenido problemas, explicó Khatoon.

“Pero un día me dije, ‘si así es como me ven, pues me da igual’. Tengo que reconstruir mi vida, quiero que mi hijo estudie y tengo que mantenerlo”, sostuvo. Khatoon dirige ahora su propio negocio de reparación de teléfonos móviles.

Khatoon ha recibido ayuda de Make Love Not Scars (Haz el Amor No Cicatrices), organización que montó el espectáculo en Nueva Delhi. El grupo ayuda a las supervivientes de los ataques a reconstruir sus vidas, y a veces sus rostros.

Temor a que se repita la agresión

Una de ellas fue Reshma Bano Qureshi, de 20 años, que el año pasado desfiló en la Semana de la Moda de Nueva York, y que está a punto de publicar un libro.

Qureshi, atacada hace tres años por su cuñado, quien pensaba que agredía en realidad a su esposa, también pasó un tiempo sin querer salir de casa.

Tenía miedo de que volviera a suceder. Me molestaba la reacción de la gente en la calle. La gente miraba para otro lado, indicó.

“La gente me preguntaba ‘qué le pasó’. Me decía que nadie iba a casarse conmigo, que con una cara deformada no era guapa. Pero estoy orgullosa de como soy. Quiero que la gente sepa que no es tu rostro lo que te hace bonita, sino tu corazón.

Estoy muy feliz porque las otras chicas tuvieron la misma oportunidad que yo para disfrutar esta experiencia.

Cada año se informa de centenares de ataques, pero Tania Singh, vicepresidenta de Make Love Not Scars, cree que son más bien miles.

Los gobiernos locales no informan de todos los casos, afirmó, y algunas mujeres mueren antes de que se abra una investigación, o deciden continuar viviendo con sus familias abusivas. En un caso una mujer fue atacada por su marido tres veces y sigue viviendo con él, señaló.

El hotel Lalit, donde tuvo lugar el desfile de moda, puso a disposición una de sus habitaciones a una mujer atacada hace dos semanas.

El desfile es una forma importante de reforzar la confianza de los supervivientes, afirmó la activista.

Para muchas de ellas es una manera de pasar un buen momento, nunca se la habían pasado así.

Cuando llegan a Make Love Not Scars, muchas de las mujeres no quieren quitarse los velos con los que ocultan sus rostros.

“Dicen: ‘no podemos hacerlo, somos demasiado feas’, y nosotros les decimos que no es cierto, que es la sociedad la que es fea.”

El desfile de moda es una oportunidad de darse cuenta de que merecen aceptación, amor, integración. Ahora pueden salir y decir al mundo que no tienen porqué esconder sus rostros y cicatrices. Es el mundo el que debe cambiar, añadió.