“No podemos dormirnos en los laureles”: Osorio
22 junio, 2018
Pide PRI no votar con enojo
22 junio, 2018

La cadena ABC lanza nueva serie sin ‘Roseanne’

El tuit de Barr había sido condenado por la presidenta de ABC, Channing Dungey, como "aborrecible, repugnante e inconsecuente con nuestros valores". Foto: Ap

Ap

Los Ángeles. ABC, que canceló la reposición de Roseanne debido a tuit racistas de su estrella, dijo el jueves que transmitirá una serie de comedia sobre la familia Conner este año, sin Roseanne Barr.

ABC encargó 10 episodios de la serie derivada luego que Barr renunció a tener participación creativa o financiera en ella, lo que según la cadena era una condición para que esto se diera. En un comunicado emitido por el productor de la serie, Barr dijo que aceptó el acuerdo para salvar los trabajos de 200 miembros del elenco y equipo que fueron suspendidos cuando Roseanne  se canceló el mes pasado.

“Lamento las circunstancias que ocasionaron mi retiro de Roseanne, expresó. “Le deseo lo mejor a todos los involucrados”. La reposición de la exitosa serie de 1988-97 fue rápidamente eliminada luego que Barr publicó un tuit en el que vinculó a la exasesora de Barack Obama, Valerie Jarrett, con un producto de la Hermandad Musulmana y “El Planeta de los Simios”.

Tom Werner, productor ejecutivo de la serie original y de la reposición, dijo en el comunicado que estaba contento de haber llegado a un acuerdo para mantener al equipo trabajando “mientras seguimos explorando las historias de la familia Conner”. ABC dijo que la nueva serie, con el título tentativo de The Conners, será protagonizada por John Goodman, Laurie Metcalf, Sara Gilbert, Lecy Goranson y Michael Fishman.

La cadena no explicó de inmediato cómo sacará al personaje de Barr, la matriarca de la familia, de sus vidas.

“Tras un giro repentino, los Conner están obligados a enfrentar las luchas diarias en Lanford como nunca antes”, dice el anuncio de la cadena, haciendo referencia al pueblo ficticio en Illinois donde vive la familia. La serie derivada continuará presentando asuntos contemporáneos que son tan relevantes hoy como hace 30 años, dijo ABC, un gesto de alusión a la inusual representación de la familia estadounidense de clase trabajadora en la TV.

En un comunicado conjunto, el elenco expresó su apoyo al proyecto. “Hemos recibido una cantidad de apoyo tremenda de los seguidores de nuestro programa, y es claro que estos personajes no solo tienen un lugar en sus corazones, sino en los corazones y hogares de nuestra audiencia”, manifestaron.

Agregaron que tras haber tenido la oportunidad de contar historias sobre los retos que enfrenta la familia de clase trabajadora la temporada pasada, están complacidos de poder “seguir compartiendo esas historias a través del amor y la risa”. La nueva serie fue encargada a la productora Werner Entertainment sin un episodio piloto, la típica base para que una serie reciba luz verde.

El tuit de Barr había sido condenado por la presidenta de ABC Entertainment Channing Dungey como “aborrecible, repugnante e inconsecuente con nuestros valores”. Barr inicialmente se disculpó y borró el tuit, el cual seguía un patrón de declaraciones políticas y sociales polémicas de la actriz en redes sociales. Algunos observadores cuestionaron por qué ABC había encargado la reposición dado su historial.

Pero el regreso de la comedia le mereció un éxito instantáneo a ABC, propiedad de Walt Disney Co., y la cadena planeaba seguir lucrándose con ella. Más de 25 millones de personas vieron el primer episodio de la reposición en marzo (incluyendo vistas diferidas), cifras cada vez más raras en la televisión de señal abierta. Kantar Media dijo que “Roseanne” generó unos 45 millones de dólares en publicidad para ABC con los nueve episodios de la temporada pasada.

La serie abordó temas candentes como la epidemia de los opioides, la familia monoparental y la presidencia de Donald Trump, que el personaje de Roseanne apoyaba al igual que Barr en la vida real. La reposición también provocó algo de indignación, incluyendo por un chiste sobre otras dos comedias de TV con personajes de minorías que fue considerado desdeñoso y un episodio que algunas personas calificaron de islamofóbico.

JSL
JSL