Mineras y producción de cal y cemento envenenan Hidalgo
4 Marzo, 2017
Ssa, IMSS e Issste firman acuerdo para compartir servicios médicos
4 Marzo, 2017

Partido nacionalista de Irlanda del Norte avanza en el Congreso

Parlamento, sede de la Asamblea de Irlanda del Norte, en Stormont Estate, en Belfast, Irlanda del Norte. Foto Afp

Ap

Dublín. El partido nacionalista Sinn Fein, la voz principal de la parte católica de Irlanda del Norte, fue el gran ganador en las elecciones rápidas para la Asamblea y quedó colocado casi a la par con sus antiguos colegas protestantes en el gobierno, según las cifras más recientes dadas a conocer el sábado.

Las cifras dejaron por primera vez a los extremos rivales de la política local prácticamente parejos, con lo que ahora enfrentan una batalla cruenta para tratar de unir nuevamente a su gobierno católico-protestante en un paisaje cada vez más polarizado.

Tras los comicios, Sinn Fein redujo su anterior diferencia de 10 asientos con sus antiguos colegas protestantes en el gobierno a un solo escaño en una cámara de 90 miembros.

Sinn Fein quedó apenas a mil 168 votos en toda la provincia de convertirse en el partido más popular por primera vez en este rincón del Reino Unido. Se trata de un avance sustancial para este partido político cuyos antiguos líderes durante mucho tiempo trataron de hacer ingobernable el territorio a través de las matanzas del Ejército Republicano Irlandés.

La nueva líder del partido en Irlanda del Norte, Michelle O’Neill, calificó el resultado como “un gran día para la igualdad”.

Las elecciones significaron otra primera vez para el Partido Unionista Democrático, el líder de los protestantes británicos, que no tendrá suficientes votos para bloquear proyectos de ley por sí mismo, un poder que desde hace tiempo empleó para bloquear iniciativas sobre los derechos de los homosexuales que respaldaban todos los demás partidos.

Nunca antes el partido protestante en Irlanda del Norte estuvo en una situación tan precaria.

Las elecciones del jueves fueron forzadas por una retirada inesperada del Sinn Fein, que no solo derrumbó el gobierno anterior de unidad sino que también sorprendió a otros partidos con la guardia baja.

El Partido Unionista Democrático terminó con 28 escaños y el Sinn Fein con 27. La afiliación política de los partidos más pequeños significa que la nueva Asamblea tendrá 40 unionistas comprometidos a mantener a Irlanda del Norte en el Reino Unido frente a 39 nacionalistas que buscan fusionar la región con la República de Irlanda.