No descartan ‘impeachment’ contra Trump por sus torpezas
16 mayo, 2017
Tigres, el favorito para ser campeón, considera Lapuente
16 mayo, 2017

Que se investigue con celeridad el crimen, exige el CPJ

Javier Valdez Cárdenas, junto a su libro, en imagen del pasado febrero. Foto Gullermo Sologuren

Redacción

Nueva York. La Fiscalía Especial para la Atención de los Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión de México debe investigar con celeridad el asesinato de Javier Valdez Cárdenas y enjuiciar a los responsables, declaró el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

Valdez fue asesinado a balazos cerca de la sede de Ríodoce, semanario local del cual era cofundador en Culiacán, la capital de Sinaloa.

En un comunicado, el comité recuerda que Valdez fue galardonado por la organización con el Premio Internacional de la Libertad de Prensa, y era corresponsal del diario La Jornada. El periodista ofrecía cobertura informativa del narcotráfico y la delincuencia organizada, y había escrito varios libros sobre esos temas.

En las semanas anteriores al asesinato, Valdez había declarado al CPJ que estaba preocupado por su seguridad.

El Comité para la Protección de los Periodistas le otorgó a Javier Valdez Cárdenas el Premio Internacional de la Libertad de Prensa en 2011, en homenaje a su valentía y su periodismo sin concesiones ante las amenazas, declaró Joel Simon, director ejecutivo del CPJ. Su pérdida es un duro golpe para el periodismo y la sociedad mexicanos, quienes ven cómo la sombra del silencio se extiende por todo el país.

A principios de mes, el CPJ divulgó un informe titulado Sin excusas: México debe romper el ciclo de impunidad en los asesinatos de periodistas, sobre la violencia contra la prensa en el país.

En ese reporte, el CPJ señala que la prensa mexicana está atrapada en un ciclo letal de violencia e impunidad, y los periodistas de varias regiones y estados del país corren el riesgo de ser secuestrados y asesinados.

Además, advierte que pese a que las autoridades han designado a un fiscal especial para la investigación de delitos contra la libertad de expresión y han establecido un mecanismo de protección de periodistas, la falta de voluntad política para acabar con la impunidad convierte a México en uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio del periodismo.