Rescatan a Sandí y a francés secuestrados en el Nevado de Toluca
25 noviembre, 2019
Bianca Jagger ruega a la OEA “parar crímenes” de Ortega en Nicaragua
25 noviembre, 2019

Develan monumento en memoria de mexicanos masacrados en El Paso, Texas

Foto: Ap

Redacción Sin Fronteras

El Paso, Texas. El poderoso consorcio de Walmart ha querido rendir homenaje a las víctimas de la masacre del pasado 3 de agosto contra inmigrantes o ciudadanos de origen mexicano en el estacionamiento de una de sus sucursales en El Paso, Texas.

Esta decisión, para sanar una profunda herida entre la comunidad hispana que, por cierto, es su mejor clientela, se ha materializado en forma de una gigante veladora. Un obelisco dorado de más de 9 metros que ha sido bautizado como “Grand Candela”, una estructura tubular que relumbra en la oscuridad de la noche en memoria de aquellos que fueron víctimas de un crimen de odio.

La masacre, que ha marcado un antes y un después en el largo historial de crímenes de odio de componente racial en EU, se ha convertido además en el primer caso de cooperación entre México y Estados Unidos para investigar y procesar a Patrick Crusius, un entusiasta seguidor de Donald Trump de 21 años que condujo más de 10 horas desde su hogar cerca de Dallas para llevar a cabo la masacre.

Esta cooperación bilateral se extiende hoy a las pesquisas para descubrir a los responsables y los entretelones de la masacre ocurrida el pasado 4 de noviembre en el estado de Sonora contra integrantes de la familia mexicano-estadounidense, LeBarón.

La revelación de esta gigante candela en memoria del atentado en el estacionamiento de Walmart se produjo el pasado viernes, en un acto privado de encendido para los familiares de quienes murieron en el ataque y para aquellos que sobrevivieron, incluyendo las 25 personas que resultaron heridas.

“Un monumento es importante para el proceso de sanación”, afirmó Todd Peterson, un gerente regional de Walmart cuyo territorio incluye El Paso.

El obispo de la diócesis de El Paso, Mark J. Seitz, habló en español e inglés en esta ciudad fronteriza que es hogar de muchos latinos al decir que se trata de un sitio sagrado y que espera que sea una muestra de que la gente puede “responder a las armas del odio con las armas del amor”.

JSL
JSL