‘La peor señora del mundo’ se presenta en el Teatro de la Paz
26 noviembre, 2019
Designará Trump a cárteles mexicanos como agrupaciones terroristas
26 noviembre, 2019

Jared Kushner, el nuevo “capataz en jefe” del muro fronterizo con México

Jared Kushner Foto/AP

Redacción Sin Fronteras

Jared Kushner, el yerno del presidente Trump y a quien el ex presidente Enrique Peña Nieto honró con el Aguila Azteca —la máxima condecoración que se concede a un dignatario extranjero—, ha sido designado como el principal responsable de construir el Muro fronterizo con México.

¿Los motivos de esta designación?. Según reporta el diario The Washington Post el presidente Trump ha decidido echar mano de su yerno todo terreno para apurar los trabajos de un Muro que ha enfrentado numerosas resistencias de cara a las elecciones presidenciales del 2020.

Kushner, un personaje polémico, que ha sido designado como el principal responsable del fallido plan para la paz en Oriente Medio y que se ha convertido bajo caprichosas circunstancias en el interlocutor de excepción ante el gobierno mexicano, se encargará así del látigo que presuroso intentará acelerar la construcción del Muro fronterizo.

Según informa The Post, Kushner se ha puesto manos a la obra convocando reuniones de urgencia el ala oeste de la Casa Blanca, “donde cuestiona a una serie de funcionarios gubernamentales sobre el progreso en el muro, incluidas las actualizaciones de los datos del contratista, precisamente dónde se construirá y cómo se gastarán los fondos.

“También comparte y explica los deseos del presidente con el grupo, según funcionarios familiarizados con el asunto, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir las deliberaciones internas de la Casa Blanca”.

De esta manera, el yerno y asesor principal del presidente se ha convertido en el capataz en jefe del departamento de Aduanas y Protección Fronteriza de los EU y del Cuerpo de Ingenieros del Ejército “para acelerar el proceso de adquisición de tierras privadas necesarias para el proyecto a medida que el gobierno busca cumplir el objetivo de Trump de erigir 450 millas (725 km) de barrera a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México para fines de 2020.

“Se necesitarán más de 800 solicitudes para confiscar la propiedad privada en los próximos meses si el gobierno va a tener éxito, los funcionarios ayudan”, señala el diario.

Kushner le ha advertido a funcionarios de West Wing que él “está a cargo del muro”, según los y que es primordial para Trump que se construyan al menos 400 millas (640 km) para el día de las elecciones.

“El punto es construir tanto en el próximo año más o menos, para que el presidente pueda decir, frente a una oposición intensa y casi demente, que ha hecho un progreso razonable”, dijo Mark Krikorian, director del Centro de Estudios de Inmigración, el grupo de Washington que busca restringir la inmigración y apoya muchas de las políticas de Trump.

Trump hizo campaña con la promesa de construir un muro a lo largo de la frontera sur y hacer que México pagara por el proyecto como parte de su plan para limitar la inmigración ilegal. México, que se ha negado rotundamente a pagar por el Muro, se ha convertido irónicamente en el principal aliado de Trump para contener el alud de migrantes que llegan desde Centroamérica con la esperanza de conseguir asilo en EU.

Actualmente, más de 27 mil efectivos de la Guardia Nacional y el ejército mexicano funcionan como una extensión de la patrulla fronteriza para contener y deportar a quienes llegan desde distintos puntos del mundo para tratar de llegar a la frontera con EU.

Aproximadamente 55 mil peticionarios de asilo se agolpan en refugios y campamentos improvisados en las fronteras norte y sur de México, mientras el gobierno de México contempla la forma en que Jared Kushner apura el ritmo de la construcción del Muro fronterizo.

En el último tramo de su mandato, el hoy ex presidente de México, Enrique Peña Nieto concedió el “Aguila Azteca” a Jared Kushner por su contribución a la firma del acuerdo comercial entre México, EU y Canadá. Un acuerdo trilateral que, por cierto, hoy se encuentra en el limbo en el Congreso de EU ante las presiones de las poderosas centrales sindicales que son las correas de transmisión del partido demócrata.

JSL
JSL