Destruye Semar en Culiacán cuatro laboratorios clandestinos
2 septiembre, 2019
TEPJF desecha resolución de Morena sobre elección de Mónica Fernández
2 septiembre, 2019

México apoyó a migrantes extranjeros y olvidó a nacionales: activista

Aspecto del albergue Juventud 2000 de Tijuana. Foto tomada de @arelypayeras

Antonio Heras, corresponsal  

Mexicali, BC. El gobierno de México olvidó a los migrantes mexicanos, desplazados por la violencia en sus regiones o deportados de Estados Unidos, para centrar su atención en el flujo migratorio de la comunidad extranjera, así lo señaló el director del albergue Juventud 2000 de Tijuana, José María García Lara.

El activista sostuvo que hay una problemática a resolver para los miembros de esa comunidad que llega a nuestro país pero, acotó, no se puede dejar de lado a los propios mexicanos.

En tanto, residentes y comerciantes de cuatro fraccionamientos y colonias del poniente de Mexicali rechazaron el intento de la Federación de instalar un albergue para atender a mil 500 centroamericanos, originarios de Guatemala, Honduras y El Salvador, que buscan asilo político en Estados Unidos, recién deportados, o de otras entidades de México, por considerar que este Centro de Migrantes “afectará más nuestra ya de por sí debilitada e insegura zona residencial”.

Mathías Velázquez, presidente del fraccionamiento 27 de septiembre, declaró que hay una necesidad de tomar en cuenta que “estas zonas ya cuentan con problemas de personas non gratas deambulando, así como la infinidad de robos sufridos y no debemos esperar a que esto aumente y además nos traiga problemas de salud por las condiciones en que estas personas arriban”.

En la reunión participaron también líderes de las colonias Villafontana, San Marcos y Orizaba, además del Comercio Azteca, Ultra Gym e Instituto Salvatierra, localizadas en una zona en la que hay un predio —en la calle H y Colegio Militar — en el que el gobierno federal pretende instalar a los migrantes. Por ello solicitaron a la autoridad a enviar concentre a los migrantes fuera de la ciudad.

Hace un mes, residentes del ejido Michoacán de Ocampo protestaron y rechazaron la propuesta del delegado Único del Gobierno Federal en baja California, Jesús Alejandro Ruiz Uribe, de instalar el centro para migrantes en esa área del Valle de Mexicali. “Era una de las opciones pero estamos viendo otras”, advirtió el denominado Servidor de la Nación.

García Lara recordó que desde las llamadas Caravanas migrantes de 2018, integradas por miles de personas, la atención del gobierno se enfocó en los centroamericanos, dejando en segundo plano a los connacionales, así como a los desplazados por la violencia en estados como Guerrero y Michoacán, entre otros.

Tras haber participado en el Segundo Congreso Internacional Migrante, realizado en Puebla, el activista calificó de injusto y lamentable que en la zona fronteriza no se les brinda atención digna, “que merecen los migrantes deportados”, mismos que generaron recursos para Estados Unidos y también para México, a través de las remesas que envían a sus familiares.

“Tenemos que despertar esa conciencia en el mismo gobierno y también a la comunidad para que sepa que en México pasan problemas de ese tipo”, dijo al tiempo de señalar que la visión que se tiene en el interior del país sobre la migración es distinta a las fronteras, donde se suele tener un mayor conocimiento del problema.

Cuestionado sobre la labor de los albergues de grupos civiles para ayudar a esa población flotante advirtió que los gobiernos deben apoyarles con el pago de servicios como energía eléctrica y agua porque, al final del día, “esos recintos se encargan de atender a las personas en condición de migración”.

JSL
JSL