Carreras entrega en Venado rehabilitación de escuelas siniestradas por tromba
26 enero, 2020
Confirma EU cinco casos de coronavirus
26 enero, 2020

Obispo de Tapachula llama a dar apoyo humanitario a los migrantes

Migrantes en el albergue de Tapachula buscan entrar a México para llegar a la frontera con Estados Unidos. Foto Víctor Camacho

Elio Henríquez, corresponsal 

Tapachula, Chis. La situación de los integrantes de la llamada caravana de la esperanza “va haciéndose cada vez más difícil, crítica y dolorosa”, por lo que se “corre el riesgo de entrar en un callejón sin salida”, afirmó el obispo de Tapachula, Jaime Calderón.

“Nos duele mirar tanto sufrimiento innecesario y evitable generado por la enorme tensión que se vive entre todos los que formamos parte de este escenario”, dijo en rueda de prensa después de la misa que ofició esta mañana.

 “Consideramos que, como consecuencia de esta misma tensión, de las motivaciones que mueven a cada persona involucrada y de los intereses a los que cada uno sirve, se han tomado decisiones apresuradas e irreflexivas que poco han ayudado a salir de esta crisis y mucho han desgastado y hecho sufrir a los más vulnerables: los niños, los adolescentes, las mujeres, los hermanos que habitan la franja fronteriza e, incluso, a quienes hemos asumido la tarea de asistirles hasta donde alcancemos”, agregó.

Manifestó que “la situación tan tensa ha inundado el mundo de opiniones y posicionamientos que, siendo parciales, pretenden ofrecer una visión completa de lo que estamos viviendo y, lejos de ayudar a la búsqueda de una solución, van radicalizando las posturas y abonándole al distanciamiento, a la discordia, y al mal reparto de las responsabilidades y de las culpas”.

El obispo pidió “no perder de vista que detrás de ese mundo de opiniones y posicionamientos, hay hermanos sufriendo. Hoy hace más falta buscar soluciones que generar más opiniones”.

Subrayó que “en medio del ajetreo, de la tensión y de la violencia, vemos cómo hemos ido perdiendo de vista realidades fundamentales que, además, son necesarias para afrontar estas situaciones emergentes”.

Jaime Calderón señaló también que es necesario “tener presente que el respeto mutuo, el cuidado de los más vulnerables, la aceptación, el diálogo, la hospitalidad, entre otros valores, son necesarios para crear un ambiente de paz y de diálogo, incluso en las situaciones más difíciles que corren el riesgo de salirse de control”.

Solicitó a los católicos de Tapachula “seguir haciendo todo lo posible por ayudar a los hermanos migrantes a llevar esta cruz tan pesada”, mientras que a quienes “ejercen la autoridad y velan por la seguridad de nuestra patria”, los exhortó a que “miremos con franqueza, con sencillez, con responsabilidad, con la bondad que siempre nos ha distinguido como nación y caigamos en la cuenta que, quienes están detrás del puente también son seres humanos, hombres, mujeres, adolescentes y niños que nos ven con esperanza. Ojalá no provoquemos que nos vean como enemigos”.

A los migrantes les pidió que “no pierdan la esperanza, la paz para pensar, el respeto y el sentido de la gratitud, porque detrás de las rejas del puente fronterizo hay muchas personas que siempre los han visto como hermanos y, en medio de la lucha por sacar adelante a su familia, han tomado de lo suyo para ofrecerles algo”.

Personaje “alegre” pide refugio en albergue

Al albergue Belén, de la diócesis de Tapachula llegó a pedir refugio un personaje que llamó la atención por su forma de vestir y porque llevaba la cara pintada; a pesar de todo lo que sufrió para llegar hasta esta ciudad, procura reír y hacer reír a los demás. Se trata de Franklin Jiménez, quien lleva 25 años trabajando como payaso en su natal Honduras.

“Entré el viernes por el río Suchiate. Vengo a buscar trabajo. Por eso me traje mi ropa, mis zapatones y maquillaje para ganarme la vida honradamente”, dijo antes de tocar la puerta para pedir refugio en el albergue.

Comentó que el jueves entró a México por el río Suchiate, solo, no en la caravana. Durmió en el monte y llegó a Tapachula después de caminar 24 horas. “Venimos a trabajar, a que nos den una oportunidad. Todos venimos buscando una mejor vida”, expresó.

Jiménez señaló que acudirá a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) a que le den permiso para permanecer en el país y buscar trabajo; a probar suerte como artista cómico.

Agregó que también es albañil, por lo que podría trabajar en la industria de la construcción.

JSL
JSL