Por disturbios amplían toque de queda en Bogotá, Colombia
23 noviembre, 2019
Mujeres nicaragüenses suspenden ayuno por problemas de salud
23 noviembre, 2019

Repudian políticas antimigrantes del régimen de Trump

Personas celebran la nueva ciudadanía estadunidense otorgada a migrantes en Estados Unidos. Foto: Ap

David Brooks

Más de 100 legisladores federales, más de 200 organizaciones de derechos humanos y civiles, tres candidatos presidenciales y varias organizaciones judías y musulmanas exigen la renuncia del arquitecto de las políticas antimigrantes del régimen de Donald Trump por promover posiciones del “nacionalismo blanco”.

Con la publicación esta semana del análisis de 900 correos electrónicos obtenidos por el Southern Poverty Law Center (SPLC), organización de monitoreo de agrupaciones ultraderechistas racistas, que Stephen Miller envió a medios conservadores en 2015 y 2016 cuando era asistente del entonces senador Jeff Sessions, antes de ingresar a la Casa Blanca como asesor del presidente Trump, se comprobaron sus posiciones supremacistas blancas. [http://bit.ly/2QMyHv5].

Miller ha sido denunciado antes por ser autor y colaborador de las medidas antimigrantes crueles del régimen de Trump condenadas por algunos legisladores como racistas, xenofóbicas y antimusulmanas.

Pero ahora con los correos, se documentó su “nacionalismo blanco” y su odio antimigrante en sus propias palabras.

Ante ello, más de 100 legisladores demócratas de la cámara baja enviaron una carta abierta el jueves exigiendo la renuncia de Miller, señalaron que sus correos demuestran posiciones inaceptables en el gobierno. “Rehusamos tolerar el nacionalismo blanco y la xenofobia en la Casa Blanca…. El señor Miller debe ser cesado de inmediato”.

Los presidentes de los caucus negro, latino y asiático del Congreso, junto con candidatos presidenciales como Bernie Sanders -quien lo calificó como “un peligro para el pueblo estadunidense”-, Elizabeth Warren y Julian Castro, y peticiones con decenas de miles de firmas [https://millermustgo.com] exigen su expulsión de su puesto generando creciente presión en contra de una figura que evita la luz pública.

Una coalicion de más de 200 organizaciones nacionales de derechos civiles y humanos, Leadership Conference on Civil and Human Rights, envió una carta a la Casa Blanca señalando que “en su papel como un asesor senior, Stephen Miller ha promovido el lenguaje de odio que brota de los neonazis y los supremacistas blancos” y que su promoción de la “ideología nacionalista blanca ha resultado en políticas -y actos violentos- que activamente dañan a inmigrantes, personas de color y comunidades marginadas”.

Miller, concluyen, “representa la supremacía blanca, el extremismo violento y de odio… Permitir que permanezca como asesor a la Casa Blanca es una traición de nuestros ideales nacionales de justicia, inclusión e imparcialidad”. [http://bit.ly/2D9RpF0].

La Casa Blanca respondió que el SPLC es una organización “ultraizquierdista que difama” y cuestionó la autenticidad de los correos, mientras un par de sus funcionarios acusaron que se trataba de un ataque “antisemita” contra un respetado funcionario judío (Miller).

Sin embargo, varias organizaciones nacionales judías firmaron la carta de la coalición de derechos civiles y otras agrupaciones judías que se han sumado al coro creciente condenando a Miller y exigiendo su expulsión del gobierno. Varios de éstos condenaron la respuesta de la Casa Blanca subrayando que durante esta presidencia se ha registrado un incremento de antsemitismo, y de crímenes de odio, en el país. Una organización judía nacional calificó a Miller no sólo como “un racista” sino un “shanda”, significando en yiddish alguien que avergüenza a la comunidad judía.

De hecho, su tío, el doctor David Glosser, lo denunció públicamente en 2018, afirmando que si algunas de las políticas antimigrantes que ha diseñado hubieran estado en efecto hace un siglo, la familia de Miller no podría haber inmigrado a este país, y seguramente hubiera sido destruida [https://politi.co/34f1xYO].

JSL
JSL