Enviará EU más jueces a cortes de inmigración
22 marzo, 2017
EU pasa a la final del Mundial de Beisbol
22 marzo, 2017

Cultura desde la diversidad y la pluralidad, propone García Cepeda

Cultura, un derecho con libertad, Desarrollo cultural con sentido social, Cultura y conocimiento y México para el mundo, principios que articulan las acciones de la Secretaría de Cultura, encabezada por María Cristina García Cepeda. Foto Cristina Rodríguez

Ericka Montaño Garfias

La titular de la Secretaría de Cultura federal, María Cristina García Cepeda, dio a conocer las líneas de trabajo que seguirá esa dependencia durante el ciclo 2017-2018, cuyo objetivo es ampliar los beneficios del arte y la cultura con diversidad, inclusión y pluralidad, a fin de contribuir al desarrollo integral del país.

García Cepeda, quien fue nombrada hace poco más de dos meses tras el fallecimiento de Rafael Tovar y de Teresa, explicó en conferencia de prensa que la reducción del presupuesto destinado al sector cultural para este año representa 18.5 por ciento menos que en 2016.

En 2017 los recursos destinados son de 12 mil 500 millones de pesos, mientras la asignación de 2016 ascendió a 15 mil 200 millones de pesos. Por ello, afirmó, la secretaría a su cargo realizará acciones como optimizar el gasto, racionalizar los recursos y fortalecer el trabajo transversal para lograr economías, y garantizó que haya fondos para todos los programas, incluidos el de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados, Fondo de Apoyo a Comunidades para la Restauración de Monumentos Históricos y Bienes Artísticos de Propiedad Federal y el Programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias.

Programas en la agenda digital

Respecto de la reducción presupuestal, García Cepeda dijo: No somos a quienes corresponde la distribución de un presupuesto. Tenemos que estar conscientes de la realidad del país. Creo que el Presidente ha sido claro en explicar el porqué de las medidas económicas y la cultura queda incluida. No veo que no se tenga interés en la cultura con un presupuesto menor; son circunstancias no sólo del país, sino del mundo: problemas económicos, sociales, políticos; por eso mencionaba que es un momento de oportunidad, porque nos obliga con imaginación y talento a enfrentar los retos.

La funcionaria federal sostuvo que el cambio del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes a Secretaría de Cultura permitirá optimizar los recursos al poder realizar un trabajo transversal más efectivo, porque ahora la dependencia incluye instancias como los institutos nacionales de Lenguas Indígenas, de Derechos de Autor, y de Estudios Históricos de las Revoluciones.

Esto definitivamente viene a potenciar el trabajo de la secretaría y nos va a permitir programas más amplios con los mismos recursos. No estamos dando a conocer grandes programas o proyectos de infraestructura; estamos en los últimos dos años de este gobierno y debemos ser conscientes del tiempo que tenemos y los programas que podemos realizar. Son líneas de acción: racionalización del gasto, coordinación y concentración de programas de diversas instancias en los cuatro ejes rectores que nos hemos propuesto.

Los ejes son cuatro: Cultura, un derecho con libertad, Desarrollo cultural con sentido social, Cultura y conocimiento y México para el mundo, cuyas premisas son: diversidad, inclusión, pluralidad y respeto a la libertad de creación; impulsar la participación activa de sectores público, privado y de ciudadanos en los diversos programas culturales; priorizar las acciones de amplio beneficio social; apoyar la igualdad de género; preservar, estudiar y divulgar nuestro patrimonio y las lenguas indígenas; impulsar proyectos dirigidos a niñas, niños y jóvenes; optimizar recursos, racionalizar el gasto, aprovechar sinergias, utilizar plenamente la infraestructura, efectivo trabajo transversal, además de insertar los programas en la agenda digital.

Como parte de esos ejes se mencioman, por ejemplo, la realización de exposiciones internacionales en el país, entre ellas Picasso-Rivera: conversaciones a través del tiempo, Mayas: el lenguaje de la belleza, Jean Arp: arte rupestre Colección Frobenius de Alemania; Viacrucis: la pasión de Cristo, de Fernando Botero; mientras, México llevará exposiciones a Polonia, Perú, Estados Unidos, Argentina, Francia y Japón, así como ciclos de cine nacional en 50 ciudades de Estados Unidos.

García Cepeda adelantó la presencia de artistas de renombre internacional en el Palacio de Bellas Artes y en el Festival Internacional Cervantino; el lanzamiento de la plataforma de préstamo electrónico Digitalee; el primer Encuentro Internacional de Poesía Infantil, en la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil, y la creación de la biblioteca virtual de México.

Asimismo, la instauración del Centro Regional de Lenguas Indígenas del Istmo, el programa de animación cultural en los albergues para los migrantes mexicanos, con talleres de lectura, música, teatro y narradores orales; “creemos que la cultura es una manera de recibir e integrar a los connacionales y hacerlos sentir orgullosos de nuestro país. Es un proyecto que hemos ido comentando con el director del Centro Cultural Tijuana (Cecut), con el presidente del Colegio de la Frontera Norte y la Secretaría de Relaciones Exteriores.

A través de la cultura podemos mitigar un poco las situaciones en las que muchos llegan: familias rotas, separadas. Pensamos impartir talleres de escritura para que relaten lo que viven; eso les va a permitir tener este espacio con más calidad de vida.

También anunció que Casa Buñuel será la sede de la Federación Iberoameriocana de Academias de Artes y Ciencias Cinematográficas; la ampliación de la red de cinetecas a 30 sedes, el inicio de transmisiones con contenidos propios de Radio Kukulkán, en Mérida, y la Plataforma de Plataformas desde la cual se podrá ingresar a las diferentes opciones digitales de la Secretaría de Cultura y la apertura de siete nuevas zonas arqueológicas: en Puebla, Ciudad de México, Zacatecas, Coahuila y Yucatán.

Se anunciará la integración del consejo asesor de la dependencia, en el que participarán representantes de instituciones culturales y creadores, académicos e investigadores. No rebasará quizá 25 integrantes y, como su nombre lo dice, es un consejo con el que nos reuniremos entre tres y cuatro veces al año para platicar y escucharlos. Estarán representadas disciplinas artísticas y actividades. La secretaría no puede estar haciendo asambleas multitudinarias, pero sí tener representantes para que nos hagan llegar sus inquietudes y necesidades. El consejo dialogará con nosotros para entender las necesidades de cada sector y área, y fortalecer acciones, programas y actividades.