El arte y tradición del titiritero en el Museo de Marionetas Alfín
28 febrero, 2016
Cinco bajas por mal desempeño en la Dirección General de Seguridad Pública, informa el alcalde Gilberto Hernández Villafuerte
28 febrero, 2016

Hollywood acoge hoy una de las más polémicas entregas del Óscar

Preparativos donde se colocará la alfombra roja a las afueras del Dolby Theatre, en Hollywood. Foto toma da de la cuenta de Twitter @TheAcademy

Por Afp

Hollywood.

Tras casi tres meses de temporada de premios, Hollywood acoge este domingo los Óscares más inciertos de los últimos años, en los que El renacido,En primera plana y La gran apuesta tienen las mismas posibilidades de adjudicarse el premio a mejor película del año.

El renacido acude como la favorita de la noche con 12 nominaciones y con la esperanza de ser el trampolín para que sus protagonistas graben en oro su nombre en la meca del cine.

Su director, el mexicano Alejandro González Iñárritu, está a un paso de convertirse en el tercero de la historia en ganar dos estatuillas doradas consecutivas, siguiendo el legado de John Ford y Joseph L. Mankiewicz.

Pero de lo que al parecer no hay duda es que Leonardo DiCaprio se alzará por fin con el primer Óscar de su carrera, tras cuatro intentos fallidos y una filmografía impresionante.

La victoria de Leonardo DiCaprio no es ninguna sorpresa, dijo a Afp la bloguera Anne Thompson, de Indiewire

Su papel principal en este drama sobre la conquista del oeste, que reflexiona acerca de los instintos de supervivencia y venganza del ser humano, ha entusiasmado a los críticos y le ha valido el Globo de Oro, el SAG y el Bafta.

DiCaprio se ha volcado totalmente en la campaña de premios y ha repetido una y otra vez que El renacido es, de lejos, el filme más duro que ha hecho nunca: rodó en un frío extremo, sufrió contusiones, cargó pesadas pieles y hasta se comió el hígado crudo de un bisonte.

La cinta también puede coronar al mexicano Emmanuel Lubezki como el mejor director de fotografía de la industria, si suma su tercer triunfo tras Birdmany Gravedad.

El día de Rocky

La gran apuesta llega con la ventaja de haber logrado el premio del sindicato de productores (PGA), clave para aumentar las opciones de recibir el Óscar.

Pero su director, Adam McKay, y su actor de reparto estrella Christian Bale –también nominados a la gran fiesta del cine estadunidense–, no han recibido ningún galardón.

La cinta rememora, en un tono tragicómico, cómo un grupo de banqueros de Wall Street se enriquecieron tras detectar que la economía mundial colapsaría en 2008.

En primera plana no ha ganado nada relevante, pero cuenta con el apoyo de la crítica desde el día de su estreno. El filme reconstruye la investigación que el diario The Boston Globe llevó a cabo para destapar los abusos sexuales de decenas de curas.

Rachel McAdams y Mark Ruffalo compiten por sus roles secundarios, al igual que Tom McCarthy por su dirección.

Puente de espías, Brooklyn, Mad Max: Fury Road, The Martian y La habitación también optan al Óscar a mejor película.

Brie Larson tiene todos los números para ser nombrada la mejor actriz del año precisamente por La habitación, drama con el que se ha dado a conocer en todo el mundo interpretando a una madre secuestrada junto a su hijo.

Hollywood se prepara, por otro lado, para vivir un momento de película si Sylvester Stallone se impone en la categoría secundaria por encarnar de nuevo a Rocky Balboa en Creed.

El círculo se cerraría de forma mágica para el artista, porque hace casi 40 años que fue nominado por primera –y última– vez gracias al personaje que lo hizo famoso.

Del lado femenino, la sueca Alicia Vikander y la británica Kate Winslet libran un dura pugna por sus papeles en La chica danesa y Steve Jobsrespectivamente.

La primera fue recompensada con el SAG –gran indicador de hacia dónde se inclinan sus compañeros de profesión que votan en los Óscares–, mientras la segunda triunfó en los Globos de Oro.

Colombia busca la gloria

Colombia desembarca con toda la ilusión de hacer historia y llevarse su primer Óscar a mejor película de habla no inglesa por El abrazo de la serpiente, viaje al pasado para homenajear a las tribus de la Amazonía.

Su director, Ciro Guerra, ha hecho una gran campaña para darse a conocer en Hollywood, pero ante él tiene a la húngara El hijo de Saul, la gran favorita.

Latinoamérica también estará representada por Historia de un oso, cortometraje animado del chileno Gabriel Osorio.

De España llega Paco Delgado, quien busca su primer galardón por el vestuario de La chica danesa, tras su nominación en 2013 por Los miserables.

La 88 ceremonia de los Óscares se realizará en el corazón de Hollywood, después de más de tres horas de alfombra roja.

Todo el mundo espera que Chris Rock, que vuelve a presentar los premios 11 años después, bromee sobre la falta de diversidad entre los nominados.

Habrá que esperar para ver si se cumplen las amenazas de boicot de algunos invitados.