Peña Nieto conmemorará Día del Ejército en Puebla
19 febrero, 2017
Endurece EU batida contra migrantes: Washington Post
19 febrero, 2017

La lente de Turok cuestiona si hemos aprendido de la historia

Se exhibe una selección de imágenes captadas por Turok (en la imagen con Petrich) a partir de los años 70 del siglo pasado. Foto María Luisa Severiano

Ericka Montaño

¿Realmente hemos aprendido algo de la historia? Con esa pregunta el fotógrafo Antonio Turok inició la conferencia Imagen y palabra en fuego cruzado, que se realizó este sábado en el Museo Archivo de la Fotografía, que alberga la exposición Reflexiones entre la alegría y la desesperación, selección de imágenes captadas por Turok a partir de los años 70 del siglo pasado.

Antonio Turok y las periodistas Blanche Petrich y María Cortina contaron anécdotas, episodios, momentos que les tocó vivir como compañeros durante los conflictos en Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Llegamos como tres novatos, pero eso nos dio la visión fresca que se necesitaba para relatar lo que estaba ocurriendo, recordó Blanche.

Sobre si hemos aprendido algo de la historia, Turok respondió: “Al contrario, veo que el mundo cada vez se parece más al cuento del cangrejo: un paso para adelante y 10 para atrás. Ahora con Trump es posible que nos enfrentemos a la peor guerra que ha visto la humanidad. Quisiera que estas fotos nos ayuden a no tener miedo y realmente salir a las calles, y decir: ‘esto es inaceptable’.

Lo que está haciendo este grupo de gente en Estados Unidos es un crimen de guerra y hay que pararlo antes de que avance. Esa es mi intención al recoger estas fotos que se tomaron hace 30 o 40 años. Un pueblo que olvida su historia tiende a desaparecer. La historia es fundamental en el quehacer cotidiano de enfrentarse a las cosas con orgullo y dignidad.

Hablaron acerca de qué fue lo que los llevó a cubrir el conflicto armado en Centroamérica, qué era ese conflicto, cómo se vivió en esos tres países, su repercusión en México, como la llegada de miles de refugiados guatemaltecos, y cómo el fracaso de ese proceso revolucionario es el origen de la migración hacia Estados Unidos a través de México.

Creo que es importante explicar esto a los chavos, de qué iba esta guerra, dijo Blanche Petrich, periodista de esta casa editorial. “Nuestra generación no había vivido un conflicto armado cerca de nuestras fronteras; una generación antes vivió la revolución cubana pero en Centroamérica, en nuestra frontera sur, de Guatemala para abajo, había un conflicto armado.

“Mis primeras notas fueron fechadas en un frente de guerra. Como generación de jóvenes periodistas era la oportunidad de cubrir una guerra, no tanto el aspecto bélico a diferencia del periodismo que permea el periodismo de hoy. Nos tocó esa etapa del romanticismo; queríamos ver una revolución, que era una promesa de cambio. En Centroamérica se vivían dictaduras atroces, regímenes casi feudales, muy retrasados, sin espacio para la democracia y pluralidad.

Los movimientos guerrilleros surgieron como respuesta a esa ausencia de espacios de expresión democrática y de eso queríamos ser testigos y narrarlo, pero también transgrediendo muchas de las fronteras que impone el periodismo.

María Cortina, periodista, poeta y antropóloga expresó que llegó al periodismo porque quiso ver de cerca el horror de la guerra, sentirlo y ver si era posible, por medio de la palabra escrita, contribuir a dar fin a ese horror.