Acusa Rousseff a opositores de conspirar contra normas laborales
1 mayo, 2016
México, en su mayor periodo sin huelgas: Peña
1 mayo, 2016

Nuevas fechas para ‘Tarahumara’, del holandés Schalkwijk

El fotógrafo holandés Bob Schalkwijk expone 35 imágenes en "Tarahumara", integrada por fotografías de la vida cotidiana, las festividades, gastronomía y actividades laborales de los rarámuris de la sierra de Chihuahua. Foto Cuartoscuro

Por Notimex

Ciudad de México. Tras ser visitada por unas 18 mil personas, la exposición Tarahumara, en la que el fotógrafo holandés Bob Schalkwijk logra captar la esencia del mundo rarámuri, amplía una semana su periodo de exhibición.

La muestra se mantendrá en la Sala Cristina Payán del Museo Nacional de Culturas Populares hasta el 8 de este mes, donde el público podrá disfrutar la mexicanidad del artista holandés, quien a través de su lente transmite el amor que tiene por México y la Sierra Tarahumara.

Desde su inauguración el 3 de marzo la muestra ha sido vista por 17 mil 829 visitantes, según datos del Museo Nacional de Culturas Populares.

Schalkwijk tiene casi siete mil fotografías de la Sierra Tarahumara captadas a lo largo de más de 50 años, aunque sólo son 35 las que se exhiben en él recinto de Coyoacán, estas muestran la interacción de los rarámuri con la naturaleza, su vida cotidiana, festividades, gastronomía y los paisajes donde habitan.

De acuerdo con la Secretaría de Cultura, fue hace más de 50 años cuando Schalkwijk llegó al país y comenzó a emprender viajes por la Sierra Tarahumara. A través de su obra el holandés muestra una mirada acuciosa y nos hace conocer con sutileza y respeto una de las regiones más apartadas y peculiares de México.

En Tarahumara, el espectador podrá adentrarse en el mundo de los rarámuri a través de fotografías en blanco y negro y a color acompañadas con diferentes piezas de la colección del museo procedentes de los pueblos tarahumaras.

Un bautizo, labores de pastoreo, un sembradío nevado, el juego de rijibara, los fariseos y la Danza de los matachines, así como cañadas, valles y cascadas, como la de Basaseachi, dialogan con piezas como máscaras yumare, muñecos rarámuri, animales en madera tallada, fajas y ollas.