Se registran dos coaliciones electorales en Nayarit
9 febrero, 2017
Donald Trump, la universidad y los hechos alternativos / Adolfo Gilly
9 febrero, 2017

Pantalla Nómada / Quebecine 2017

‘Antes que las calles’, filme de Chloé Leriche

Alan Rodríguez

Ciudad de México. Se empieza a hacer costumbre que en el mes de febrero, la Cineteca Nacional nos guarde una cita con una cinematografía que nos habla desde arriba del continente. Llegó la ocasión para que durante 10 días Quebecine sea nuevamente el escaparate para la obra de cineastas de la provincia francocanadiense de Quebec.

10 filmes integran el ciclo que arranca hoy 9 de febrero. Y esta vez, luego de exhibirse en la Cineteca hasta el 19, viajará a San Luis Potosí para presentarse en la Cineteca Alameda de San Luis Potosí del 1 al 10 de marzo.

Aunque nada extensa, la selección luce como reflejo de la actualidad de un cine con propia voz, dentro del amplio panorama fílmico de una nación canadiense que destaca por su pluralidad. Quebecine trae temas e historias interesantes que en más de un modo conectan con realidades más allá de las fronteras que delimitan a Quebec.

En la lista están Llamadas desde Estambul de Hind Benchekroun y Sami Mermer, País de Chloé Robichaud, Montreal la blanca de Bachir Bensaddek, Los demonios de Philippe Lesage, Qaluit de Benoît Pilon, Las malas hierbas de Louis Bélanger e Invierno prematuro del australiano-mexicano Michael Rowe.

El ciclo abre con Broma del cinefotógrafo y ahora realizador debutante Vincent Biron, película en la que el adolescente Stefie un día se une a la pandilla de Jean-Sé, Martin y la güera Léa, a quien Stefie mira con antojo cada que puede. A los cuatro les gusta jugar bromas pesadas a desconocidos y grabarlas en teléfono celular, y llega la ocasión en que deciden tramar una burla mayor que no tenga precedentes.

A la par de describir una cadena de fechorías, Biron nos cuenta una historia de romance y amistad en días de juventud alocada. Aunque no podemos hablar de un relato de esencia rebelde o genialidad lírica. Todo se queda en una especie de juguetona ritualidad de tránsito adolescente hacia la madurez, con algunos buenos momentos.

 

 

 

Viene también Mis noches harán eco, coproducción entre Canadá y México dirigida, escrita, producida y editada por Sophie Goyette. La opera prima de la realizadora quebequense se divide en tres actos de acuerdo a sus tres protagonistas: Eliane (Eliane Préfontaine), Romes (Gerardo Trejoluna) y su padre Pablo (Felipe Casanova).

La historia se inicia en Canadá, para luego pasar por México y llevarnos después a China, mostrando las inquietudes existenciales de estos tres personajes. Una falta de cohesión interna y solidez narrativa impiden que Mis noches harán eco sea una gran película. Pero el filme deja ver intenciones estéticas e intuición poética de su autora, a quien vale la pena seguirle la pista en su próximos trabajos.

 

 

 

Chloé Leriche también llega con su primer largometraje, ganador del premio a mejor película en el American Indian Film Festival del año pasado. En Antes que las calles Shawnouk es un joven atikamekw con mucha frustración adentro y quien un día se asocia con un desconocido para robar casas. Un atraco fallido lo obliga a escapar al bosque, en donde es aceptado por un grupo aborigen que practica rituales de limpieza tradicionales.

No hay mucho de novedoso en este trabajo de Leriche, salvo que se trata de la primera película dramática en el idioma nativo de atikamekw. Pero sí que vemos un filme que refleja el naufragio de una generación joven que se debate entre la raíz noble de lo vernáculo y el embate transformador (y a veces violento) de la modernidad.

 

 

 

@kromafilm