Pese a resultado electoral en EU, Fed no cambia perspectivas para 2017
Pese a resultado electoral en EU, Fed no cambia perspectivas para 2017
18 noviembre, 2016
Argentina y Uruguay compartirían sede para Copa del Mundo
Argentina y Uruguay compartirían sede para Copa del Mundo
18 noviembre, 2016

Plácido Domingo: «Nadie espera tener una carrera tan larga»

Plácido Domingo: "Nadie espera tener una carrera tan larga"
Dpa

Viena. Para muchos es el «rey de la ópera»: el tenor español Plácido Domingo es uno de los más conocidos del mundo. En su carrera de más de 50 años, el cantante y director de orquesta actuó en casi todas las óperas del mundo y tuvo su momento de gran éxito con Los tres tenores, junto con Luciano Pavarotti y José Carreras.

A los 75 años, Domingo aún sigue muy activo. «No tengo prisa por jubilarme», asegura en entrevista.

– Los críticos le consideran una leyenda viviente, ¿Le gusta este calificativo?

– Me da la sensación de que hace tiempo estoy en el ambiente, lo que naturalmente es maravilloso. La música no sólo es mi vida, sino la de toda mi familia. Mi mujer y yo comenzamos como cantantes, viajamos juntos por todo el mundo y nuestros hijos también están involucrados. Todos amamos la música y somos muy felices. Más allá de todo soy una persona totalmente normal, que tiene el maravilloso privilegio de hacer feliz a otros. Cuando haces feliz a otras personas, también eres feliz. Este vínculo con la gente es grandioso.

– En 2017 celebrará su 50 aniversario en los escenarios europeos. ¿Se imaginó al comienzo de su carrera que a los 75 años seguiría cantando?

– Al principio, uno no tiene ni idea. Los días, los meses, los años y los decenios pasan muy rápido, sin que te des realmente cuenta. Pero nadie espera tener una carrera tan larga.

– Y usted parece estar buscando siempre nuevos desafíos.

– Debe entender una cosa. La vida normal de la mayoría de las personas no es para mí. Vivir sólo en un lugar y esperar ansiosamente la jubilación. No, eso no funciona para mí. Nuestra familia está casi todo el tiempo junta, ya sea de vacaciones o trabajando. Y no tengo ninguna prisa por jubilarme. Cuando has pasado más de medio siglo viajando, te das cuenta de que ese movimiento te mantiene joven y en forma.

– Hace unos años que pasó de cantar como tenor a hacerlo como barítono. ¿Le gusta interpretar más papeles de malvado?

– Tuve una magnífica carrera como tenor. Cuando fue el momento de dejar de ser tenor, se abrieron de pronto los roles de barítono.

Primero fue «Simon Boccanegra», de Verdi, luego «Rigoletto», «Nabucco» o «Macbeth». La mayoría no eran malvados, sino padres. Eso se siente bien y de hecho creo que Verdi escribió los mejores papeles para padres con hijos o hijas.

– En general se le ve de buen humor, nunca protagonizó ningún escándalo. ¿Cómo se logra eso con los años?

– Creo que lo más importante es el optimismo. Prácticamente he nacido en un teatro, mis padres eran cantantes y es genial sentir el ambiente. Hay que trabajar siempre con gusto con los colegas y disfrutar del público y la prensa, aun cuando las entrevistas a veces resulten cansadoras. Pero es más que nada un asunto del carácter de cada uno.

– ¿Cómo fue cambiando el público en los últimos 50 años? ¿Le gusta tomarse selfies con los fans?

– Esa es una de las grandes ventajas de la época actual, pero es bastante más difícil. Antes, cuando la gente se acercaba detrás de bambalinas, quería un autógrafo, o quizás tres personas tenían una cámara de fotos, pero hoy en día todos tienen un teléfono y todos quieren una foto. Pero hay que adaptarse a las nuevas tecnologías.

– ¿Cuál es su deseo para los próximos años?

– Mi mujer y yo estamos muy felices de ver en qué tipo de hombres se convirtieron nuestros hijos. Y ver crecer a nuestros nietos es realmente maravilloso. En lo profesional, qué puedo decir.

Sería muy bonito que las cosas pudieran seguir así como están ahora o un poco más.

Plácido Domingo actuó en todas las grandes óperas del mundo e interpretó casi 150 roles. En 1968 logró irrumpir en la escena internacional al cantar en el Metropolitan Opera de Nueva York. Desde 1973 también es director. El padre de tres hijos dirige además la Ópera de Los Angeles.