normalista
Marchan por normalista Julio César Mondragón
7 noviembre, 2015
cantante taxistas PGJE ACOMPAÑANTES maltrato animal lomas joven PME equipos tecnológicos
PGJE investiga muerte de menor en guardería de Rioverde
7 noviembre, 2015

Se prevé que acudan más de 160 mil asistentes al Corona Capital

corona

Asistentes al Corona Capital en 2014. Foto Yazmín Ortega

Por Arturo Cruz Bárcenas

El Corona Capital Music recibirá, de acuerdo con la tendencia de venta de boletos, entre 80 y 85 mil personas cada día, la mayoría con un promedio de 22 años de edad, informó en entrevista Armando Calvillo, subdirector de mercadotecnia de Ocesa y fundador de esta fiesta de corrrientes sonoras de moda.

La cita será los días 21 y 22 de noviembre en la curva 4 del autódromo Hermanos Rodríguez, con un cartel integrado por 45 grupos internacionales, entre ellos Muse, Beirut, Richard Ashcroft, Kygo, Chairlift, Milo Greene, George Fitzgerald, Humans, Always, Benjamin Boker, Brodinski, Bronze Whale, Calvin Harris, Chromeo, Pixies y muchos más, como The Libertines, que causan polémica donde se presentan.

“Estamos en la recta final de todos los preparativos. Nos queremos mantener en la cifra de 80 mil asistentes para no sacrificar servicios ni comodidad. Las modificaciones que tuvo el autódromo nos benefician. Hay una zona de pasto y árboles.

“Sobre el cartel, bueno, dar gusto a todos no es fácil. Más bien estamos sumando artistas de otros géneros, como el electrónico. Agregamos esta oferta porque, se quiera o no, el público joven se está abriendo a otros géneros y tendencias, y el festival tiene que evolucionar, para no quedarse en un nicho. Se ha masificado. El hip hop es otra vertiente que se suma y crece. Este es un festival de música de moda. Hay quienes dicen que no conocen a varios de los grupos, pero eso es exactamente lo que tratamos de hacer: traer lo que está en tendencia en otras partes del mundo, que tal vez en México aún no explota.

“En otras ediciones nos ha pasado exactamente eso. Trajimos a Sam Smith y tocó a las cuatro y media de la tarde, cuando aún no era headliner… Buscamos que sean 50 artistas, en 10 o 12 horas diarias. No pretendemos que dure más. Estamos en el top. Los precios están ligados a que todas son bandas internacionales (por los dos días son mil 649 pesos más cargo por servicio). Esa es la línea, pero de repente han llegado festivales que no hacemos nosotros y que ya casi están a la par en costo de boleto… en un día. Estamos en el estándar.”

Consideró que es complicado opinar sobre el porqué fracasa algún festival, pues son muchos los factores. “A nosotros nos sostiene que contratamos a las bandas unos ocho meses antes.

En otros casos la gira cambió. Algunos promotores no están con la gente adecuada y se cae el proyecto por razones de negociación. Hoy está a la mano contactar vía agencias de artistas internacionales, por Internet o redes sociales. A veces, en esta búsqueda, se puede uno topar con intermediarios, con gente que no es la adecuada, y les cancelan de última hora. Se ve fácil hacer festivales, pero no lo es.

Añadió que el del Corona es “un público joven y estamos atentos a todo lo que les gusta. Los que llegaron al primer Corona Capital tenían unos 16 años y hoy tienen otros intereses, otras prioridades, por lo que hablamos a un público más joven que evoluciona. Hay jóvenes que pasan su vida en festivales. Ticketmaster nos ha dado datos de que llega mucha gente de otros países, sobre todo por dos factores: el cartel, que es ciento por ciento anglo,y que hay un sector de jóvenes fans de festivales, más que de una banda específica. Cada año se fijan la meta de ir a tal o cual festival porque quieren conocer un país y descubrir nuevos encuentros musicales. Un joven busca hoy una forma de entretenimiento. Las nuevas generaciones dan importancia a los festivales porque para ellos lo principal es la convivencia de larga duración, porque están ocho o 10 horas. Pasan más tiempo con los amigos o comparten con gente de su edad y afín a su música. Otro motivo es que yendo a festivales tienen qué comentar en las redes sociales. Esto puede sonar muy trivial, pero no lo es. Van a lugares para presumir que estuvieron en tal sitio, que se tomaron una selfie. Un festival es un universo de todo eso.

Otro aspecto es que la música es una forma de estar, con tres variantes: unos van y conocen mucho de la música, quieren ver a sus músicos y llevan incluso una lista de lo que quieren ver. Uno más sí conoce la músca y le gusta ir a descubrir. Es una mezcla: les gusta lo social, la experiencia. Y uno más que tan sólo asiste para socializar y no sabe ni le interesa quién toca. Los tres grupos son bienvenidos.

El especialista dijo que los festivales hacen que la gente se sienta como dentro de una isla, donde suceden muchas cosas. Se ubican con un grupo de personas y se sienten parte de él.

Aceptó que el Corona sí tiene competencia. Hay público del Vive Latino que sí se cruza con el Corona, pero no son iguales, por ejemplo. Hay otros festivales en México que son de nicho, como el Ceremonia, que se realiza en Toluca, que atrae a un público más reducido. Se quiera o no todo eso compite con el Corona, al igual que los conciertos de un solo artista.

Como sea, el potencial de público es abrumador, si se considera que la población, tan sólo del Distrito Federal, supera los 23 millones de habitantes. Meter 150 mil jóvenes, en dos días, sigue siendo poco. Incluso, esa cantidad de gente habría que segmentarla en, por ejemplo, sectores económicos. Hay espacio para buscar más géneros y desarrollar más propuestas. De todos modos, llevar a 150 mil personas en dos días tampoco es sencillo. Podría pensarse que se llena con lo popular. Esa cantidad la reúne Vicente Fernándezen un masivo, pero lo de nosotros toma en cuenta lo que piden los jóvenes, concluyó Calvillo.