Se reúne AMLO con la ex presidenta de Brasil, Dilma Rousseff
12 mayo, 2021
El debate fue la oportunidad desperdiciada de los candidatos a la gubernatura
13 mayo, 2021

Atlas gana 1-0 en juego de ida con el Puebla en cuartos de final

Hugo Nervo (I) del Atlas y Salvador Reyes (D) del Puebla disputan el balón. Foto Jam Media

La Redacción

Un gol. Sólo eso y en posición dudosa, fue suficiente para que Atlas cobrara ventaja en el partido de ida de los cuartos de final ante el Puebla, quien no ofreció mayor resistencia para aceptar ese 1-0. Con esa ligera comodidad, los rojinegros visitarán el sábado a los de la franja para continuar su paso en el Guardianes 2021.

Atlas, un equipo que se salvó de la posición del descenso -pero no de una multa por ser el penúltimo de la tabla de cocientes-, ahora tiene una opción de continuar en la lucha por el título y no desperdició la oportunidad de la liguilla ante Puebla. Como equipo local, se apropió la iniciativa y dictaron el ritmo que tuvo el partido.

Todas las posibilidades de inaugurar el marcador, varias que se perdieron por minucias en disparos desviados o porque le rematador llegó a destiempo, se esfumaron para rabia de los rojinegros. El cuadro de la franja sólo se limitó al orden defensivo y la concentración férrea para no ser sorprendidos. Si alguien escapaba por los costados, la marca le perseguía como sombra. Si intentaban por el centro, aquello parecía una zona minada.

Renato Ibarra vio con angustia cómo se perdió la posibilidad de marcar un gol asombroso de tiro libre. Cuando la pelota hizo una curva caprichosa sobre la barrera de cuatro jugadores camoteros. El ecuatoriano se cubrió el rostro con ambas manos, no podía creer que algo tan espectacular no había terminado en las redes.

Con el marcador inmóvil se marcharon a los vestidores. Al volver a la segunda parte, Atlas no cambió de actitud; no iban a permitirse desaprovechar la oportunidad de jugar como visitantes con una ventaja.

Y el esfuerzo tuvo recompensa. Fue un error en la salida de Puebla. Una serie de toques de cabeza de ambos equipos, la pelota regresó al área, donde el rojinegro Ían Torres la interceptó con un punteo sutil para meter el primer gol. Hubo reclamos de posible fuera de lugar, pero el árbitro no acudió a confirmarlo al VAR. Fue anotación y no se discutió más.