Chocan Morena e INE por remuneración a servidores públicos
19 noviembre, 2021
Protestas contra restricciones en Holanda dejan varios heridos de bala
19 noviembre, 2021

Aumenta presión mundial por desaparición de la tenista china, Peng Shuai

La ONU, Francia, EU y el mundo del tenis exigen a China que de a conocer el paradero de la tenista Peng Shuai. Foto Ap

Afp

Washington. De las Naciones Unidas al gobierno de Estados Unidos, las tomas de posición internacionales se multiplican para pedir a China que aclare la desaparición de la tenista china Peng Shuai, que no ha dado señales de vida desde principios de noviembre.

El paradero de la ex número uno mundial de dobles, de 35 años, se desconoce desde que acusó en redes sociales al ex viceprimer ministro Zhang Gaoli de haberla obligado a tener relaciones sexuales hace tres años, antes de convertirla en su amante.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el viernes que Estados Unidos se encuentra «profundamente preocupado» por la situación de Shuai.

Washington hizo un llamamiento para que China «proporcione pruebas independientes y verificables» sobre el paradero y seguridad de la deportista.

Las Naciones Unidas también se unieron el viernes a los reclamos internacionales por información sobre el estado de la tenista.

«Sería importante tener pruebas de su paradero y saber que está bien. También instamos a que se realice una investigación transparente de sus acusaciones de agresión sexual», dijo una portavoz de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Liz Throssell, en una conferencia de prensa en Ginebra.

El mundo del tenis movilizado

La WTA, la instancia que rige el tenis femenino mundial, también se posicionó para pedir una investigación «transparente y justa» y llegó incluso a amenazar a China con excluirla de los eventos del circuito.

«Estamos totalmente dispuestos a retirar a China de nuestras actividades y hacer frente a las complicaciones que surjan», anunció el jueves Steve Simon, presidente de la WTA.

Las consecuencias podrían ser importantes para la organización, ya que China es uno de sus principales socios con una decena de torneos en su territorio cada temporada, algunos de ellos muy lucrativos.

Bajo el hashtag #WhereIsPengShuai, numerosos jugadores y torneos siguen reclamando en las redes sociales que se aclare la situación de Shuai.

El número uno del tenis masculino, Novak Djokovic, juzgó el asunto «chocante» a principios de semana, mientras la estrella japonesa Naomi Osaka dijo estar «sorprendida por la situación» y la estadunidense Serena Williams aseguró sentirse «devastada».

Francia también se declaró «preocupada por la falta de información sobre la situación de Peng Shuai, que preocupa a la comunidad internacional y a los círculos deportivos», en un comunicado emitido el viernes por el ministerio de Relaciones Exteriores.

Por su parte, la Lawn Tennis Association, organizadora del torneo de Wimbledon, dijo en un comunicado haber «escrito a la WTA para ofrecer (su) ayuda en sus esfuerzos para establecer la seguridad y el bienestar de Peng Shuai».

Dudas sobre correo

Peng Shuai había publicado sus acusaciones el dos de noviembre en su cuenta oficial de Weibo, el equivalente chino de Twitter, antes de que China bloqueara cualquier referencia a este mensaje. La AFP no pudo confirmar si el mensaje había sido escrito por ella misma.

Desde entonces, la tenista — ganadora de dobles en Wimbledon en 2013 y en Roland Garros en 2014 — no ha vuelto a aparecer en público. Un correo electrónico que le fue atribuido por los medios oficiales chinos fue difundido el jueves, pero su autenticidad es cuestionada por Steve Simon.

En el mensaje, Peng supuestamente afirma que sus anteriores acusaciones «no son ciertas» y dijo que está «descansando en casa y todo está bien».

Las denuncias de Peng llevaron el movimiento #MeToo por primera vez hasta las más altas esferas del Partido Comunista gobernante en China.

«El gobierno chino ha silenciado sistemáticamente el movimiento #MeToo del país», declaró Doriane Lau, investigadora de Amnistía Internacional sobre el gigante asiático.

«Teniendo en cuenta que también tiene un enfoque de tolerancia cero a las críticas, es profundamente preocupante que Peng Shuai parezca estar desaparecida», afirmó.

China se ha negado repetidamente a comentar el caso de Shuai. Hu Xijin, editor del Global Times, propiedad del Partido Comunista, tuiteó el viernes que no cree que «Peng Shuai haya recibido las represalias y represión con las que especulan los medios de comunicación extranjeros».