Desalojan colonias por nueva inundación tras desbordarse río Tula
18 septiembre, 2021
Pide Unesco reapertura de colegios para niñas en Afganistán
18 septiembre, 2021

Concacaf abre investigación por gritos homofóbicos en el Cruz Azul-Monterrey

El partido entre celestes y regiomontanos debió suspenderse en dos ocasiones debido a los gritos discriminatorios de la afición azul contra el portero de Monterrey, el 16 de septiembre de 2021. Foto: Ap

La Concacaf anunció ayer que abrió una investigación por los gritos homofóbicos emitidos el pasado jueves en el partido de vuelta de las semifinales de la Concachampions entre Cruz Azul y Monterrey, disputado en el estadio Azteca.

Dicho encuentro fue detenido en dos ocasiones por el árbitro mexicano César Ramos Palazuelos luego de que la afición celeste, enfurecida al ver que su equipo sería eliminado del torneo de la Concafaf al ir abajo en el marcador (4-1), lanzó el grito “¡eeeh, puto!” tras algunos despejes del portero de Rayados, Esteban Andrada.

Asimismo, los seguidores señalados por emitir el alarido tuvieron que salir del estadio escoltados por elementos de seguridad.

“Concacaf está extremadamente decepcionada por el lenguaje ofensivo y discriminatorio gritado por un gran número de seguidores de Cruz Azul durante la semifinal de vuelta de la Liga de Campeones de la Concacaf. Felicitamos a los árbitros por activar correctamente el protocolo antidiscriminación y a la seguridad del estadio por expulsar a cientos de fans cuando el partido estaba suspendido.

“Dado que los aficionados del club local evidentemente par-ticiparon en el uso de lenguaje discriminatorio, este caso está siendo remitido al Comité Disciplinario de la Concacaf, quien investigará. Se proporcionará una actualización al final de este proceso disciplinario”, señaló ayer el organismo mediante un comunicado de prensa.

“La Confederación lleva varios meses comunicando de forma proactiva, a través de su campaña ‘Lo que está mal, está mal’, que este tipo de comportamientos no tendrán cabida en el futbol.

“La Federación Mexicana y la Liga Mx también lo han dejado claro a través de sus extensas campañas. Todos estamos comprometidos a erradicar el grito discriminatorio hacia los porteros.

“Concacaf continuará trabajando con las partes interesadas para promover sus competencias como incluyentes para todos los aficionados y comunidades”, agregó la entidad.

Por su parte, la Liga Mx informó que respalda a la Concacaf respecto a los hechos ocurridos en el estadio Azteca, y aseguró que apoyará en los procesos que deriven de la resolución de su Comité Disciplinario.

“Seguiremos reforzando el llamado a la inclusión y respeto de todos dentro y fuera de los estadios con la campaña #GritaMéxico; además de sumarnos a los esfuerzos de la Federación Mexicana de Futbol y la Confederación, con el fin de concientizar y así evitar cualquier muestra de discriminación.

“De la misma forma, la Liga Mx manifiesta que dichos actos no representan a la afición del futbol en México, puesto que en el presente certamen se ha presentado sólo en siete ocasiones el grito discriminatorio en 64 partidos que han tenido público en las tribunas”, indicó ayer el organismo dirigido por Mikel Arriola en un comunicado.

Por otro lado, ayer trascendió que la policía de Philadelphia ofreció una recompensa de 20 mil dólares a quien proporcione información sobre cuatro sujetos que portaban playeras del Club América presuntamente implicados en el asesinato de Isidro Cortés, de 28 años, ocurrido la madrugada del 16 de septiembre en el restaurante Pat’s King of Steaks.

Además, las autoridades dieron a conocer un video grabado por las cámaras del local donde se aprecia la identidad de los agresores y se ve claramente cómo patean y golpean a Cortés, incluso con la tapa de un bote de basura de metal, hasta acabar con su vida.

De acuerdo con la policía local, Cortés, quien también era aficionado de las Águilas, vivía en Queens, Nueva York, y asistió al partido de vuelta de las semifinales de la Concachampions entre el Philadelphia Union y el América, que ganó éste último por 2-0 para conseguir un marcador global de 4-0 y avanzar a la final del certamen.

Al término del encuentro, el joven acudió con su padre y un amigo al mencionado restaurante, donde tuvo una riña con los supuestos aficionados azulcremas. Tras la pelea, Cortés fue declarado muerto y sus acompañantes fueron llevados a un hospital por heridas menores, mientras los agresores huyeron.