Registra Ssa 45 mil 115 nuevos casos y 437 decesos por covid en 24 horas
28 enero, 2022
Vuelca bote con más de 20 migrantes frente a costas de Puerto Rico
28 enero, 2022

Perú mantiene la esperanza mundialista al vencer 1-0 a Colombia

La selección peruana de futbol celebra la victoria conseguida como visitante ante Colombia, en las eliminatorias mundialistas rumbo a Qatar. Foto Ap

Afp

Barranquilla. Perú pegó en el momento correcto y obtuvo una valiosa victoria de visitante por 1-0 ante Colombia este viernes en la eliminatoria sudamericana para el Mundial de Qatar 2022.

El seleccionado inca pasó casi todo el partido replegado en su campo, pero sacó las garras en la recta final del encuentro disputado en la caribeña Barranquilla y anotó el único gol del choque en un contragolpe finalizado por el extremo Edison Flores al minuto 85.

Faltando tres partidos por disputar, los peruanos llegaron a 20 puntos y se metieron transitoriamente en el grupo de cuatro clasificados directos al Mundial de Qatar, desplazando a Uruguay que tiene 19 puntos al quinto lugar y hundiendo a Colombia, que suma 17.

El martes, el combinado dirigido por el argentino Ricardo Gareca se medirá en Lima con Ecuador, tercero en la tabla con 24 puntos.

Colombia salió abucheada del campo y deberá recomponerse para visitar a Argentina, segundo lugar con 32 unidades, en Córdoba.

Calor y presión

Los equipos saltaron al campo bajo el ardiente sol de Barranquilla y con la presión de verse superados transitoriamente en la tabla por la selección uruguaya, que se impuso el jueves en su visita a Paraguay llegando a 19 unidades.

Sobre el primer cuarto de hora el zaguero colombiano Yerry Mina golpeó al atacante ítalo-peruano Gianluca Lapadula en la disputa de un balón aéreo.

Una falta de tarjeta amarilla que lo condicionó para el resto del juego y lo dejó por fuera del próximo encuentro de los cafeteros.

Entre tanto, un pequeño pero ruidoso parche rojiblanco en la tribuna del Estadio Metropolitano alentaba sin parar a la visita, que se conformó con defenderse en la primera parte del juego.

Colombia, agobiada por una mala racha en la eliminatoria de cinco partidos sin anotar ni ganar, se paró en campo rival y puso el balón en los pies de los experimentados Falcao García, James Rodríguez y Juan Guillermo Cuadrado.

Los dos primeros probaron a puerta en los primeros minutos sin acertar, mientras que el tercero lanzó un tiro de esquina potente y cerrado que puso a trabajar al portero peruano, Pedro Gallese.

Cumplida la media hora de juego, un pitido de inconformismo bajó de la tribuna local, desesperada por la escasa producción ofensiva de los colombianos y los constantes cortes en el juego por cuenta del arbitro venezolano Jesús Valenzuela.

Los peruanos, en cambio, parecían satisfechos con el trámite del partido y solo sufrieron en un contragolpe que obligó al mediocampista Renato Tapia a cometer una falta de tarjeta amarilla para detener a Luis Díaz.

Mala noticia para el peruano que se perderá el encuentro del martes ante Ecuador.

Privilegio de pocos

En el complemento los cafeteros reanudaron al asedio a la fortaleza inca, esta vez con centros y disparos desde fuera del área, asegurada por los zagueros Zambrano y Callens.

Rondando la hora de juego, la angustia se hizo evidente en los rostros colombianos.

Incluso el veterano Falcao García perdió la calma cuando el defensor peruano Marcos López cayó al suelo obligando a detener el juego por varios minutos.

Ante la urgencia, el gigante zaguero Yerry Mina se sumó al ataque colombiano, un riesgo que los cafeteros pagaron caro.

A pocos minutos del cierre, y con la tricolor jugada en campo rival, los peruanos lanzaron un contraataque veloz que dejó a Edison Flores solo por la banda izquierda.

Con piernas frescas tras llegar desde el banco en el entretiempo, el jugador del DC United estadunidense definió de zurda al primer palo para derrotar a un David Ospina que estuvo inactivo casi todo el partido y poner a su equipo a las puertas de Qatar.

Con el pitazo final un sonoro abucheo bajó desde la tribuna local. Algunos incluso lanzaron botellas plásticas al astro James Rodríguez.

La celebración fue un privilegio de la angosta franja rojiblanca que silenció al Metropolitano.