Sedena decomisa 200 kilos de cocaína en Matamoros
28 septiembre, 2019
Pronostican lluvias en centro y sur del territorio mexicano
28 septiembre, 2019

Cámara baja agenda audiencias para proceso de ‘impeachment’ a Trump

Nancy Pelosi, líder del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes, acusó que William Barr tal vez intenta encubrir la maniobra. En la imagen, con su compañero Tom Malinowski, de Nueva Jersey. Foto: Afp

Sábado 28 de septiembre de 2019, Nueva York. Los primeros pasos del proceso de impeachment de Donald Trump están causando temblores políticos, pero no se perfila, por ahora, ningún derrumbe.

La cámara baja ya está programando una serie de audiencias, ha emitido solicitudes de documentos y de interrogatorio a personal que podría estar involucrado o tener conocimiento de los esfuerzos del presidente y su equipo para obligar a que Ucrania lo asistiera para influir en la elección presidencial en Estados Unidos en 2020, y después encubrirlo.

Además de Trump, ahora está bajo escrutinio el papel del canciller Mike Pompeo y personal de su Departamento de Estado, con tres comités de la cámara baja –de Asuntos Exteriores, de Inteligencia y de Supervisión– girando órdenes para que entregue documentos relacionados con interacciones de Trump con el presidente de Ucrania, Volodymir Zelensky, como parte del proceso de impeachment.

Esa orden incluye el plan para tomar declaraciones de cinco funcionarios del Departamento de Estado, incluido el enviado especial de Trump a Ucrania, Kurt Volker, que supuestamente organizó reuniones para el asesor personal del presidente, Rudolph Giuliani, y otros, a fin de presionar a los ucranianos a que investigaran a demócratas, entre ellos el ex vicepresidente y ahora candidato presidencial demócrata Joseph Biden y su hijo.

Ayer Volker renunció a su cargo.

A la vez, el procurador general William Barr, jefe del Departamento de Justicia, fue mencionado por Trump en su conversación con su contraparte ucraniana Volodymir Zelensky en la ahora famosa llamada telefónica de fines de julio, en donde solicita ayuda para encontrar información dañina contra su rival demócrata Biden.

Por ello, varios demócratas están criticando a Barr por haber incidido en el manejo del informe deldenunciante anónimo dentro del gobierno, quien alertó a jefes de inteligencia sobre la llamada con Zelensky. Muchos opinan que Barr debe recusarse del asunto, ya que está implicado.

Nancy Pelosi, presidenta de la cámara baja y la demócrata más poderosa de Washington, acusó hoy que Barr y su Departamento de Justicia ya se han salido de lo normal, y que “tal vez están intentando hacer un encubrimiento del encubrimiento” de la famosa llamada en que Trump pide a un poder extranjero interferir en la elección estadunidense.

Pelosi también acusó que el director interino de Inteligencia Nacional “violó la ley” al no entregar la queja escrita por el denunciante a quienes había sido dirigida, a legisladores encargados de inteligencia y supervisión de gobierno, acorde con normas para quienes denuncian actos que podrían constituir abuso de poder.

Los representantes demócratas anunciaron que procederán por el proceso del impeachment lo más pronto posible, incluyendo cancelar su receso de dos semanas en octubre (https://www.jornada.com.mx/2019 /09/27/mundo/027n2mun).

Por otro lado, la Casa Blanca reconoció ayer –por primera vez– que la transcripción de la ahora famosa llamada entre Trump y el ucraniano a fines de julio sí fue depositada, de manera poco común para estos materiales, en un sistema usado para documentos de alta sensibilidad. Esto parece ser una práctica poco común para estas transcripciones.

Mientras tanto, Trump continuó con su ataque contra los demócratas y los medios por este nuevo escándalo, acusando que estaban trabajando en conjunto para hacer que la llamada se viera mal. “No era mala, fue muy legal y muy buena. Una continuación de la cacería de brujas”, tuiteó ayer en la mañana. Poco más tarde, Trump cuestionó la renuncia del diputado demócrata Adam Schiff, quien preside el Comité de Inteligencia, acusándolo de ser un fraude.

El escándalo fue detonado por el denunciante que trabajaba para la CIA dentro de la Casa Blanca, y que inició un proceso de “soplar el silbato” (whistleblower). “En el curso de mis deberes oficiales” escribió en la queja, se enteró de que Trump “estaba emulando el poder de su puesto para solicitar interferencia de un país extranjero en la elección estadunidense de 2020”, escribió en su informe de nueve cuartillas. Agrega que recibió información sobre los intentos dentro de la Casa Blanca, y tal vez otros, para ocultar y encubrir la llamada y su contenido.

Del otro lado de todo esto, y de encontrarse de pronto en el centro del nuevo escándalo del mandatario y ex estrella de reality show está el nuevo presidente de Ucrania, quien antes era un cómico y que por ratos tuvo un papel como presidente en una comedia de televisión.

JSL
JSL