Gausman lanza joya por Gigantes, que doblegan a Dodgers
30 mayo, 2021
“¡Al carajo Morena!”: el Claudio
31 mayo, 2021

Cruz Azul deja atrás la maldición y se corona tras 23 años de espera

El uruguayo, Jonathan Rodríguez anotó el gol que da el triunfo y felicidad a miles de cruzazulinos. Foto Ap

La Redacción

Ciudad de México. Los fantasmas han desaparecido y Cruz Azul al fin puede gritar que es campeón. Bajo el mando de Juan Reynoso, el ayuno de 23 años sin título ha terminado, luego de coronarse en el torneo Guardianes 2021 de la Liga Mx al empatar 1-1 con Santos y vencerlo 2-1 en el marcador global.

Sufrieron en seis finales desde la última vez que habían ganado en 1997, pero un gol de Jonathan Cabecita Rodríguez (51) quedarán en los registros históricos de los celestes al romper la racha sin cetros para festejar en la Liga Mx.

Las burlas y la presión se han terminado y los celestes disfrutan al fin del noveno título, ese que anhelaron y por el que lloraron desde hace más de dos décadas.

Con el cambio de directiva en la cementera La Cruz Azul también hubo movimientos en el plantel y llegó Reynoso, quien se convirtió en el primero en conseguir un título como jugador y técnico de los celestes.

En medio de una gresca entre jugadores llegó el silbatazo final y desató la locura en el estadio Azteca. El arquero Jesús Corona que había sufrido otros tropiezos al pelear un título sólo pudo gritar emocionado, cumplía con el campeonato que tanto había prometido.

Juan Reynoso con el cuerpo técnico se abrazaban, mientras los jugadores lloraban y festejan por haber terminado con la sequía. En las gradas también se vivía una mezcla de satisfacción y liberación, besaban ese escudo por el cual habían pasado tanta angustia y habían soportado las burlas.

Desde antes de iniciar el duelo, la afición celeste daba muestra de su fidelidad e ilusión al reunirse en las inmediaciones del estadio Azteca y recibir a La Máquina con banderas y humo azul.

Para el duelo, Juan Reynoso, estratega de Cruz Azul, mandó como titular a Roberto Alvarado, quien regresó al equipo luego de una baja por temas familiares, así como a Orbelín Pineda. En el banquillo rival, Guillermo Almada optó por la misma alineación del primer encuentro.

Los celestes llegaban con una ligera ventaja de 1-0 tras el partido de ida y en lugar de intentar finiquitar el encuentro lo antes posible, prefirieron resguardarse en su área y defender el marcador, aunque fallaron.

El partido comenzó lento, sin que ninguno se arriesgara. Poco a poco Santos fue creciendo en la ofensiva, mientras los celestes aguardaban al contragolpe. En una oportunidad, Ayrton Preciado conectó un remate de testa que salió desviado.

Santos buscaba opciones de ataque, mientras los celestes resistían y en un contra ataque Juan Escobar mandó un cabezazo que fue atajado por el arquero Carlos Acevedo. Poco después, los Guerreros intentaron llegar al arco con un tiro libre que fue desviado por Jesús Corona.

La escuadra de Santos se mantuvo al acecho y logró derribar a la zaga local para alcanzar la meta. Alan Cervantes mandó un pase filtrado a Diego Valdés (37), quien mandó un riflazo desde la media luna para poner el primer tanto.

El gol fue un golpe en seco para los celestes, por lo que el arquero Jesús Corona pidió no perder la calma, mientras Santos festejaba con ímpetu.

Luis Romo se quedó cerca de anotar cuando alcanzó a rescatar un pase y definir de taquito pero el balón fue detenido con facilidad por Acevedo. La presión comenzó a caer sobre los locales y en el medio tiempo se reunieron para reflexionar sobre sus fallas.

La plática pareciera haber funcionado y en el complemento despertaron para mostrarse más ofensivos. Santiago Giménez dejó escapar una oportunidad cuando Acevedo descuido la meta pero el ariete celeste no encontró el momento apropiado para rematar y envió un pase desviado.

Pese a la falla, Cruz Azul se repuso y logró mecer las redes. Yoshimar Yotún se filtró por el costado derecho y envió un centro para que Jonathan Cabecita Rodríguez rematara a quemarropa y encendiera la euforia en las gradas.

Alentado por una afición dominada por la alegría y el nerviosismo, los celestes tomaron el control e incluso generaron peligro. Los Guerreros lograron presionar en el tramo final, pero a diferencia de versiones pasadas La Máquina resistía.

La tensión era tan fuerte que cuando faltaban segundos para el final ambos planteles se vieron envueltos en un enfrentamiento que tuvo que ser controlado por el silbante Fernando Hernández. Fue la única mancha en el partido que extendió un minuto el sufrimiento de los celestes, pero con el silbatazo final llegó el título.

El equipo celeste logró el noveno título de liga de su historia para sumarlo a los que conquistó en las temporadas 1968-69, México-1970, 1971-72, 1972-73, 1973-74, 1978-79, 1979-80 e Invierno-1997.

La anterior coronación de Cruz Azul se dio el 7 de diciembre de 1997 cuando el peruano Juan Reynoso, su ahora técnico, participó como defensa central en la obtención de ese título.

Con información de Afp