Recibe AMLO resultado de consulta sobre derechos indígenas
9 agosto, 2019
Vicente Rojo imagina cómo llegó su padre a Veracruz y crea bitácora
9 agosto, 2019

Precio del crudo sigue arriba de lo previsto en el presupuesto

La plataforma de exportación de petróleo se mantiene estable en un nivel promedio de un millón 150 mil barriles diarios. Foto: Marco Peláez/Archivo

Israel Rodríguez

Viernes 9 de agosto de 2019. Pese a la caída en los precios internacionales del petróleo, observada en semanas recientes por el recrudecimiento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, la cotización de la mezcla mexicana de exportación se mantiene, en lo que va del año, en un precio promedio ligeramente por arriba de los 58 dólares, es decir, poco más de tres dólares del precio presupuestado para 2019 de 55 dólares por barril.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Pública (SHCP) estima que por cada dólar adicional en el precio del crudo se obtienen 9 mil 368.6 millones de pesos. De esta manera, un aumento en el precio del petróleo incrementa los ingresos por exportaciones de crudo más que el incremento de los gastos por importación de hidrocarburos para Petróleos Mexicanos (Pemex).

Adicionalmente, la reciente depreciación del tipo de cambio ocasionará que sea mayor el monto de recursos que entren al erario en pesos por la exportaciones de crudo.

El 7 de agosto el precio de la mezcla mexicana para su venta al exterior se ubicaba en 47.02 dólares por barril, cantidad 13.27 dólares inferior a las cotización registrada hace apenas un mes, el 8 de julio se ubicaba en 60.29 dólares por barril.

Datos oficiales de Pemex precisan que en el primer semestre del año el precio promedio de la mezcla mexicana se ubicó en 58.36 dólares, por encima del proyectado en la Ley de Ingresos de 2019.

Además, la plataforma de exportación de petróleo se mantiene estable en un nivel promedio de un millón 150 mil barriles diarios, es decir, 134 mil barriles por encima de la meta fijada para este año de un millón 16 mil barriles por día.

Sin embargo, para mitigar el impacto en las diversas variables macroeconómicas, así como en los precios del petróleo, el gobierno federal cuenta con amortiguadores fiscales, entre los que destaca la estrategia de coberturas petroleras –contratadas tanto por Pemex como por el gobierno federal– para cubrir los ingresos.

También se tiene el Fondo de Estabilización de los Ingresos Petroleros, con un saldo de alrededor de 300 mil millones de pesos, que representa su máximo histórico, y una línea de crédito flexible aprobada por el Fondo Monetario Internacional para hacer frente a un posible entorno económico adverso por un total de 74 mil millones de dólares (esto equivale a 53 mil 476.2 millones de derechos especiales de giro).

La SHCP señala también que la flexibilidad cambiaria permite absorber choques externos y la composición de la deuda pública permite hacer frente a riesgos de tipo de cambio, de tasas de interés y de refinanciamiento.

Detalló que del portafolio de deuda neta del gobierno federal al cierre de 2018, 76.8 por ciento está denominado en pesos, y 81.7 por ciento de la deuda interna está a tasa fija y a largo plazo.

JSL
JSL