Si no se aplica la ley, ni familias ni Tamuín quedarán tranquilos, señala padre de víctima de feminicidio
4 noviembre, 2016
Policías Estatales rescatan 25 centroamericanos en la Zona Media
4 noviembre, 2016

Reportero denuncia a policías ministeriales por presunta agresión

Angélica Campillo

Francisco Acosta Martínez, periodista del portal Código San Luis acudió a presentar una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos debido a las agresiones de las cuales fue víctima, junto con algunos de sus familiares por parte de presuntos agentes ministeriales.

El periodista relató que este viernes por la mañana recibió una llamada de auxilio de parte de su tía, quien le indicó que al transitar en su vehículo por la comunidad de Monte Oscuro, perteneciente al municipio de Mexquitic de Carmona, notó que un auto misterioso la iba siguiendo, por lo que al acudir a su encuentro se percató que dos personas que dijeron ser agentes ministeriales, los cuales no se identificaron, le indicaron que llevaban una orden de aprehensión en contra de sus familiares, sin embargo, no la mostraron.

Refirió que en varias ocasiones les estuvo insistiendo que le mostraran la orden de aprehensión pero nunca la presentaron, y en cambio llamaron a supuestos refuerzos y con ellos llegó su jefe operativo de nombre Daniel Romero, quien de igual forma le argumentó que existía una orden de detención en contra de sus familiares, pero tampoco la mostró.

Dijo que en el lugar en un principio había 3 vehículos con seis personas en total, pero después ya eran más de 20 personas y más de 10 unidades. En ese momento los presuntos oficiales les pidieron a sus familiares que se bajaran del automóvil y como no accedían empezaron a golpear los cristales del vehículo, tratando de romperlos pero no lo lograron. Manifestó que posteriormente los encañonaron, al principio con armas cortas y después con armas largas.

Declaró que minutos después llegó una camioneta de la que se bajó un sujeto portando una barra de acero, quien de igual forma trató de romper los vidrios del vehículo de sus familiares, pero sin conseguirlo. En ese instante él se encontraba a unos metros de ahí intentado platicar con el jefe de operaciones y en ese momento se acercó a él la persona que traía la barra de acero y lo golpeó con ella a la altura del estómago, después en la pierna izquierda, e incluso le dio un golpe en la cara mientras se burlaba, aun cuando previamente se identificó como periodista y familiar de las personas a quienes pretendían detener.

Instantes más tarde se dio cuenta que el vehículo de su tía comenzó a avanzar y en ese momento los ministeriales abrieron fuego por lo menos en dos ocasiones y en una de ellas le dieron a una llanta de la unidad hasta que se detuvo completamente, sin embargo, no pasó a mayores.

Después de ello los presuntos ministeriales subieron a su tía a una camioneta y se la llevaron sin ninguna orden de aprehensión y sin justificar la acción, por lo que al ver esa acción, tomó su celular para hacer una llamada, pero en ese momento el jefe de operaciones le dijo: “no me grabes porque te mato”. Comentó que una vez que esto ocurrió, tomó su coche y se dirigió a su trabajo, y más tarde le avisaron que ya habían dejado a su familiar en libertad, pero en un despoblado. No obstante manifestó que se llevaron teléfonos, las llaves del coche de su tía y documentos con información personal.

Apuntó que no es la primera vez que agreden de esa forma a sus familiares, sino que es una situación que ya lleva tiempo, sólo que en esta ocasión sí reunieron las pruebas para denunciar el hecho, y en ese sentido descartó que la agresión haya tenido que ver con su ejercicio periodístico, “esto se deriva de una situación llena de irregularidades que se ha generado en torno a varios de mis familiares a quienes han estado siguiendo sin una orden de aprehensión. No sé cuál sea el objetivo de los ministeriales o cual sea el problema porque nunca nos han mostrado esa supuesta orden de aprehensión”.

Dijo que además de la queja que presentó ante la CEDH por la violación a sus derechos en el sentido que no están justificando su actuar, acudirá al ministerio público a interponer la denuncia correspondiente, y también acudirá ante el Congreso del Estado a la Comisión de Protección de Periodistas y a las instancias que correspondan, “como están las cosas ahorita hay que tenerle más miedo a las corporaciones de seguridad que a los mismos delincuentes. Si había una orden de aprehensión no tendrían por qué habernos golpeado”.