UASLP recibe a 83 estudiantes de movilidad nacional e internacional
31 agosto, 2019
Ataque con cuchillo en Francia; un muerto y seis heridos
31 agosto, 2019

Se desvía el huracán ‘Dorian’ hacia las Carolinas

‘Dorian’, "huracán categoría 4 extremadamente peligroso", seguirá avanzando hacia el oeste, pero se pronostica que gire hacia el norte. Foto Afp

Afp 

Miami. El huracán Dorian cambió de rumbo levemente este sábado, poniéndose en camino de golpear a Carolina del Norte y Carolina del Sur en lugar de Florida, que quedaría parcialmente fuera de peligro, después de pasar por las Bahamas.

Los meteorólogos aseguran que Dorian alcanzó una categoría extremadamente peligrosa.

“Hubo un cambio notable durante la noche en el pronóstico de #Dorian después del martes. Cabe destacar que la nueva ruta pronosticada no excluye que Dorian toque tierra en la costa de Florida, ya que grandes porciones de la costa permanecen en el cono de la incertidumbre”, dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC) a través de Twitter.

Dorian, “un huracán categoría 4 extremadamente peligroso”, seguirá avanzando hacia el oeste durante el fin de semana, pero se pronostica que gire hacia el norte, hacia Carolina del Sur y Carolina del Norte, a medida que se acerque a la costa este de Florida el lunes, dijo el centro.

En tanto el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, advirtió a los ciudadanos que afrontarán un “huracán poderoso y potencialmente mortal” y que debían desalojar el área.

El NHC espera que Dorian esté cerca o sobre el noroeste de Bahamas el domingo.

Los vientos se han intensificado a casi 220 kilómetros por hora según una actualización del NHC la mañana de este sábado.

“Un gran peligro”

Minnis dijo en una conferencia de prensa el viernes que la tormenta era potencialmente fatal.

“Quienes se niegan a evacuar se encuentran en un gran peligro… no pongan su vida y la de sus seres queridos en un riesgo innecesario”.

“No sean tontos intentando afrontar este huracán”, dijo. “El precio que pueden pagar por no desalojar es su vida”.

Con la ruta de la tormenta aún incierta, los residentes costeros de Florida no tenían órdenes de evacuación pero se abastecían de alimentos, agua y otros suministros, preparándose para huir de sus hogares.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, también urgió el viernes a los residentes a prepararse para un “evento de varios días”.

“Estamos anticipando una gran cantidad de inundaciones”, dijo DeSantis. “Instamos a todos los floridanos a que tengan siete días de alimentos, medicinas y agua”.

La Guardia Nacional de Florida dijo que unos 2 mil miembros del servicio se habían movilizado hasta el momento y otros 2 mil se desplegarán el sábado.

“Muy difícil de predecir”

El presidente Donald Trump, cuyo club de golf Mar-a-Lago se encuentra en Palm Beach en Florida, dijo que Dorian “parecía que podría ser un monstruo absoluto” y canceló un viaje a Polonia para concentrarse en los preparativos para la tormenta.

“Se está moviendo y es muy difícil de predecir”, dijo Trump en un tuit este sábado, señalando que Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte ahora podrían estar en primera línea.

“Es uno de los más grandes y fuertes (y realmente amplios) que hemos visto en décadas. ¡Cuídense!”, escribió.

Trump declaró un estado de emergencia en Florida autorizando asistencia federal para complementar los esfuerzos estatales y locales.

Georgia, otro estado del sudeste que podría estar en el camino de la tormenta, declaró un estado de emergencia para 12 condados.

El gobernador Brian Kemp dijo que el huracán “tenía el potencial de producir impactos catastróficos en los ciudadanos”, en toda la región costera sureste de los Estados Unidos.

La Guardia Costera estadounidense dijo que las embarcaciones comerciales que navegan por el océano deberían hacer planes para abandonar el puerto del sur de Florida.

Varias escuelas anunciaron que las clases se cancelarían al menos hasta el martes.

El Aeropuerto Internacional de Orlando dijo que detendría sus actividades a las 2H00 (06H00 GMT) del lunes “por precaución”. Orlando es el principal aeropuerto para el cercano Disney World.

Monitoreo con aviones y satélites

La ruta del huracán Dorian es monitoreada de cerca por servicios meteorológicos de Estados Unidos que intentan predecir dónde y con qué fuerza golpeará, gracias a herramientas cada vez más poderosas.

La prioridad es recopilar tanta información como sea posible sobre el huracán en sí, algo que se realiza principalmente mediante el envío de aviones al interior de la tormenta, en difíciles misiones llevadas adelante por pilotos especializados.

El viernes, por ejemplo, siete aviones de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y la Fuerza Aérea estadunidenses, conocidos como “cazadores de huracanes”, volaron hacia Dorian y sus alrededores.

Estos aparatos registran la temperatura, la humedad, la presión atmosférica y la velocidad del viento, y también dejan caer sondas que toman medidas hasta la superficie del océano. Boyas y globos meteorológicos también se pueden dispersar antes y durante el huracán.

Esos datos del “terreno” se complementan con información que viene de aún más arriba, recopilada a través de satélites y la NASA.

La agencia espacial estadunidense tiene varios satélites orientados hacia la Tierra. Uno de ellos, Suomi NPP, tiene sus instrumentos enfocados en Dorian y brinda información sobre su estructura y fuerza, la temperatura en la parte superior de las nubes y el volumen de lluvia.

JSL
JSL