Peso estable en espera de resultados del TLCAN
17 octubre, 2017
Tribunal Constitucional anula ley del referendo catalán
17 octubre, 2017

El beneficio de la economía no llega a todos: Santander

Ana Botín, presidenta de Grupo Santander, durante la presentación de la nueva estrategia. Foto ‘La Jornada’

Roberto González Amador

El gran progreso en la economía, hoy por hoy, no está llegando a todos por igual, aseguró ayer Ana Botín, presidenta de Grupo Santander, al anunciar una iniciativa de inclusión financiera, con la cual el banco busca llegar a los estratos de menor ingreso en el país.

Los planes de Santander en México para nada se han modificado por la compleja renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que realiza el país, ni por la cercanía del proceso electoral de 2018, aseveró Botín. Estamos aquí para quedarnos. Habrá épocas mejores y más difíciles, y queremos estar ahí, añadió.

La presidenta de Grupo Santander participó en el lanzamiento de una estrategia de inclusión financiera, la cual contempla la incursión del banco –centrado hasta ahora en México en la atención a estratos de ingreso medio y alto– en la entrega de microcréditos a personas que se ubican en la base de la pirámide del ingreso.

Para incursionar en ese segmento Santander creó una microfinanciera, la cual operará con una marca separada a la del banco llamada Tuiio. Ésta será la responsable de otorgar los microcréditos.

Las 4 millones de microempresas en México, donde se ocupa 70 por ciento de la fuerza laboral, tienen una capacidad limitada para obtener crédito, expresó Botín. La buena noticia es que muchas de esas personas tienen acceso a un teléfono celular y por esa vía podemos llegar a más gente de la que lo hacíamos antes, para que tengan acceso al sistema de pagos, a tener un crédito o a ahorrar. Queremos combinar la tecnología para llegar a más personas, agregó.

Podemos tener gran impacto en millones de personas, cambiar sus vidas y que sean parte de lo que hoy está pasando en la economía, que es un gran progreso, pero que hoy por hoy no está llegando a todos por igual, sostuvo.

En su oportunidad, Héctor Grisi Checa, presidente ejecutivo de Santander México, expuso que en el país una tercera parte de los adultos no tiene relación con el sistema financiero formal. Particularmente, 56 de cada 100 no cuentan con ningún producto de crédito. Pero, en cambio, prácticamente la totalidad de los mexicanos dispone de un teléfono celular.

Quienes no cuentan con acceso al sistema financiero tienen opciones limitadas para obtener financiamiento para iniciar o ampliar un negocio. Recurren a familiares, agiotistas o microfinancieras, que remplazan al sistema financiero formal.

Es el segmento de bajo ingreso y sin acceso al sistema financiero formal el objetivo de la estrategia de inclusión anunciada por Santander. Además de crédito ofrecerá herramientas de educación financiera para utilizar de manera productiva esos recursos, explicó.

La microfinanciera de Santander comenzó operaciones en Chalco, estado de México, y antes de que concluya este año contará con 10 sucursales en esa entidad, expuso Norma Castro, directora ejecutiva de Inclusión Financiera de la institución y encargada del proyecto. En tres años el número de sucursales llegará a 130.

Botín dijo que el objetivo es atender a 280 mil microempresarios en cuatro años.

Existen retos que enfrentar para ampliar el uso de servicios financieros en el país, expuso Héctor Grisi. Uno es que la infraestructura del sector financiero no logra abarcar todo el territorio nacional. Otro, que existe un inventario restringido de productos financieros que no se ajusta necesariamente a los requerimientos de todos los usuarios.

Uno más es vencer la desconfianza que existe hacia la banca tradicional por las crisis de décadas pasadas y porque ciertas entidades no reguladas han afectado el patrimonio de algunas personas.