Capacitación permanente a administrativos, docentes y alumnos en SEGE
8 febrero, 2020
Julieta Venegas celebra 40 años del Tianguis del Chopo
8 febrero, 2020

El coronavirus, más contagioso y letal que el SRAS para la economía

Personas utilizan cubrebocas en los sitios públicos en Tailandia. Foto: Afp

Afp

La epidemia del nuevo coronavirus que golpea China afecta más rápida y masivamente al crecimiento mundial que la del SRAS, la neumonia atípica de 2003, lo que ilustra el peso económico adquirido por el gigante asiático en dos décadas.

Laurie Garrett, periodista del Foreign Policy, habla de “epidemia de las rutas de seda”, estableciendo un paralelo entre la propagación de la enfermedad y el nombre del gran programa de infraestructuras de Pekín, que quiere conectar China con el resto del mundo para irrigarlo aún más con sus productos y servicios.

El resultado es que, según ella, “ahora es imposible poner a China en cuarentena”.

El salto económico de China

China, con un espectacular crecimiento desde los años 90, ha llegado a ser la segunda economía mundial, justo detrás de Estados Unidos. Representa hoy la sexta parte del producto interno bruto (PIB) mundial, con cerca de 16 por ciento.

“Es el doble que hace diez años, y tres veces más que durante la epidemia del SRAS (Síndrome respiratorio agudo severo)” explica a la AFP Julien Marcilly, jefe economista de Coface.

El crecimiento chino previsto para este año es de algo menos de 6 por ciento, pero si perdiera uno o dos puntos por la epidemia, como temen los economistas, ello afectaría a toda la economía mundial.

Petróleo y materias primas

Las masivas importaciones de petroleo y de materias primas han sostenido el despegue industrial de China en los últimos 20 años. Aunque han disminuido ahora, estas importaciones representan “10 por ciento del consumo de la producción mundial de petróleo, y sobre todo 40 por ciento del consumo de metales” destaca Charles de Quinsonas, administrador de activos M&G.

Las cotizaciones de petróleo han caído más de 15 por ciento desde principios de año, y las de cobre un 7 por ciento, lo que penaliza a los países exportadores.

Turismo afectado

“Los turistas chinos gastan cada año 130 mil millones de dólares en todo el mundo”, recuerda Marcilly. Aunque los dos principales destinos son Hong Kong y Macao, países como Japón y Tailandia van a sentir las consecuencias de la epidemia, pero también Francia, que acoge a numerosos turistas chinos, grandes consumidores del sector del lujo francés.

Con la emergencia de una clase media adinerada, China también se ha convertido en una locomotora del sector del transporte aéreo. En comparación con hace diez años, “450 millones suplementarios de pasajeros se desplazan hacia y desde China, y en el interior del país”, según indicó la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (Iata) a fines de enero.

Industria penalizada

“Un paro prolongado de la actividad en China podría perturbar algunas cadenas de suministro en los sectores químico, de componentes de transporte y de electrónica”, según la aseguradora Euler Hermes.

Deniz Unal, economista en el Cepii, señala que “el efecto más claro de la epidemia se produce en la energía electrónica y el material eléctrico”, sectores en los que China “no solamente es exportadora neta, sino a veces única exportadora”.

La provincia de Hubei, foco del coronavirus, es un importante centro de producción de automóviles y “dado el muy alto nivel de interdependencia entre la industria automotriz y el resto de la economía, el impacto de la epidemia será probablemente significativo en la mayoría de las actividades industriales”, destaca Euler Hermes.

Los constructores europeos y norteamericanos que poseen “fuentes de suministro múltiples” no deben verse afectados, a diferencia del surcoreano Hyundai, que ha cesado sus operaciones debido a la epidemia que paraliza a las fábricas chinas, que le suministran componentes.

El gigante automotor japonés Toyota anunció el viernes un nuevo aplazamiento de una semana, hasta el 16 de febrero, de la reanudación de la producción en sus fábricas en China.

Las exportaciones a China

“Para una treintena de países, China es el primer destinatario de sus exportaciones”, explica Marcilly. Países orientados a la exportación como Alemania van a verse afectados.

Pero los primeros impactados por una ralentización de los intercambios comerciales con China van a ser los demás países de Asia, observa Unal, que destaca que el comercio intrasiático representa hoy 20 por ciento de los intercambios comerciales mundiales, contra 5 por ciento en 2003.

JSL
JSL