Detienen en Hong Kong a dos personas por usar máscaras en una protesta
7 octubre, 2019
Sindicato del Seguro Social alcanza incremento salarial
7 octubre, 2019

Empresas frenan crecimiento por economía del país e inseguridad: Inegi

El director del Inegi, Julio Santaella, en conferencia. Foto José Antonio López/ archivo

Dora Villanueva 

Ciudad de México. La situación económica del país y la inseguridad, por separado, frenaron el crecimiento de una de cada cuatro empresas en el país, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En menor medida, lo hicieron la falta de apoyos del gobierno con un 21.2 por ciento, la competencia intensa o desleal con un 18.7 por ciento y la falta de financiamiento con un 18.2 por ciento, reflejan los resultados de la Encuesta Nacional de Financiamiento de las Empresas (Enafin 2018), elaborada por el organismo y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Julio Santaella, presidente del Inegi, explicó que la mitad de las empresas consideran que el principal factor que limita el acceso al financiamiento es el alto interés que se cobra, seguido por los “muchos requisitos que piden las instituciones”.

Y es que de acuerdo con la Enafin, las tasas promedio con las que se financiaron las empresas en 2018, fue de 15.45 por ciento en la banca comercial, en 14.1 por ciento en la de desarrollo, del 13.7 por ciento con intermediarios financieros no bancarios y de 1.7 por ciento con proveedores.

Si bien la banca comercial agrupa la mayor parte del financiamiento; a ella recurrieron 75.4 por ciento de las empresas durante 2018; y en los proveedores se recarga 30.4 por ciento de las empresas.

En México, el acceso al financiamiento se cuenta en niveles de países de África subsahariana, “esto es alarmante dado que el acceso a las finanzas es un tema crítico” para el crecimiento, sostuvo Pablo Saavedra, director del Banco Mundial para México, durante la presentación del estudio.

El nivel de crédito es de 40 por ciento del producto interno bruto (PIB), cuando una economía como la mexicana debería estar en niveles de 70 por ciento. Detalló que “los corporativos grandes están bien servidos por el sistema financiero, pero tal vez las PyMEs (pequeñas y medianas empresas) no”.

La Enafin respalda la disparidad en el financiamiento en relación con el tamaño de las empresas. Entre los créditos solicitados, a las grandes se aprobaron el 97.4 por ciento, a las medianas un 93.9 por ciento, a las pequeñas un 89.8 por ciento y a las microempresas el 87.1 por ciento. Una brecha de más de diez puntos porcentuales entre los grupos opuestos de la escala.

De origen, las condiciones de entrada al financiamiento para las microempresas implican mayores trabas. El rubro de mayor rechazo para dar financiamiento a toda empresa es la falta de historial crediticio, con 27.3 por ciento, pero brinca a 47.3 por ciento entre las microempresas. En las antípodas, la negativa a las grandes empresas se debe a que 39.9 por ciento de ellas no tienen suficiente capacidad de pago.

Saavedra destacó que estos datos implican una tarea para la banca de desarrollo. “En México sigue siendo más difícil obtener un crédito que en otros países” de Latinoamérica y eso que ésta última es “la región donde es más difícil obtener crédito para Pymes”.

Abundó: datos a los que da seguimiento el Banco Mundial exhibieron que entre 2016 y 2017, al bajar el financiamiento por medio de las políticas de garantía (con las que se respalda a la banca comercial para que den financiamiento a proyectos productivos) bajaron, lo hizo todo crédito a empresas.

JSL
JSL