Trump amenaza con enviar más tropas a la frontera con México
10 abril, 2019
Inicia en la UASLP el Congreso Nacional de Estudiantes de Geomática, Geodesia y Geoinformática
10 abril, 2019

En México se paga el doble en autobuses que en AL, EU y Europa: Cofece

En la central camionera de la TAPO, en imagen de archivo. Foto: Pablo Ramos

Ciudad de México. Para trasladarse de una ciudad a otra en autobús, los mexicanos llegan a pagar hasta el doble en algunas rutas en comparación con lo que se desembolsa en otros países de América Latina, Europa y también de Estados Unidos, debido a la falta de competencia, revela un estudio sobre el autotransporte federal de pasajeros de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

De Mexicali a Tijuana, por ejemplo, el precio por kilómetro es de 2.03 pesos y de León a La Piedad de 1.85 pesos, pero de Lima a Cusco es de 62 centavos, de Roma a Venecia de 70  centavos, de Amsterdam a París de 85 centavos y de Houston a San Antonio de un peso.

El organismo antimonopolios analizó 5 mil 877 rutas que operan en todo el país y encontró que de 29 grupos empresariales que participan en este mercado tan sólo 4 grupos concentran 92.5 por ciento del total de rutas.

Además sólo hay un operador en 76.8 por ciento de las rutas y el precio por kilómetro podría disminuir hasta en un 40 por ciento si se permitiera la participación de más competidores, aseveró Alejandra Palacios, presidenta de la Cofece, en conferencia de prensa.

La funcionaria no quiso revelar los nombres de los 4 grupos empresariales que concentran el mercado pero recordó que la Autoridad Investigadora de la Cofece lleva a acabo una indagatoria al respecto desde 2017 para determinar si hay conclusión o posibles prácticas monopólicas.

Ponderó que gran parte del problema de falta de competencia en el servicio de autotransporte federal de pasajeros se debe a la regulación existente porque ya está rebasada por la realidad y, particularmente, a la obligación que tienen las empresas de contar con una terminal para poder operar.

A la fecha existen 899 terminales, la mayoría son privadas y  controladas por una sola empresa, impidiendo que sean usadas por otras líneas de autobuses. Únicamente en 310 terminales operan distintas empresas como es el caso de la Central del Norte o la Tapó, ambas en la Ciudad de México.

Alejandra Palacios sostuvo que algunas de las terminales más importantes del país son propiedad del Estado aunque han sido concesionadas por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a particulares por plazos de 50 años o, en algunos casos, por tiempo indeterminado.

El vencimiento de las concesiones en 2019, como la de de la Central del Norte, es una oportunidad única para que el gobierno federal abra su acceso a nuevas empresas en igualdad de condiciones, indicó. En el caso de las terminales privadas las autoridades deberían obligarla a hacer públicos sus requisitos de operación dado que el servicio se transporte de pasajeros es público.

Sentenció que la regulación actual desincentiva la entrada y operación de nuevas empresas y rutas en el sector y la SCT debe «suavizar» la obligación actual de que las empresas de transporte de pasajeros cuenten con una terminal para operar, lo que no implica que dejen de operar las existentes o se construyan nuevas pero si que dependa de cada modelo de negocios.

JSL
JSL