Establecen protocolo para atender delitos contra hidrocarburos
13 enero, 2017
Lucha libre deja estela de atletas sin cobijo social
13 enero, 2017

Francia investiga a Renault por fraude en emisión de contaminantes

Tres jueces investigadores franceses abrieron una investigación en torno a la práctica de control de emisiones de Renault. Foto Ap

Ap

París. Las autoridades en Francia están investigando a Renault por sospecha de fraude en los controles de emisiones contaminantes de sus vehículos con motor a diésel, lo que hizo que las acciones de la empresa automotriz cayeran este viernes como efecto colateral del escándalo de contaminantes de Volkswagen.

Renault insistió en que sus vehículos no están equipados con software que busca engañar los controles de emisiones y que además cumple con todas las leyes europeas y francesas.

Las acciones de Renault -una de las principales fabricantes de Francia y donde el estado francés tiene participación- cayeron 4 por ciento este viernes, pero después se recuperaron 1.6 por ciento a 84.91 euros.

La procuraduría de París informó que tres jueces investigadores abrieron una investigación en torno a la práctica de control de emisiones de Renault y para ver si fabricaron un producto «peligroso para la salud humana».

La investigación se basa en un caso iniciado por el departamento de fraudes del Ministerio de Economía, el cual entregó sus hallazgos a los fiscales en noviembre.

Las autoridades francesas allanaron locales de la empresa después de que se supo que Volkswagen usó un software en sus vehículos diésel para engañar las pruebas de emisiones en Estados Unidos. Renault retiró 15 mil vehículos porque emitían niveles excesivos de gases dañinos, pero la automotriz insistió en que no hubo proceder intencional.

El director general de Renault-Nissan, Carlos Ghosn, ha dicho que a pesar del escándalo de VW, su empresa seguirá desarrollando tecnología diésel, en particular para las camionetas SUV y otros vehículos de lujo.

En un comunicado de este viernes, Renault tomó nota de la investigación pero dijo que sus «vehículos no están equipados con software engañoso que afecte los sistemas anti contaminación». Agregó que apoya las acciones europeas para endurecer las pruebas de emisiones y que ha dado pasos para reducir las emisiones de sus propias unidades en el último año».

Las autoridades locales están llevando a cabo una investigación por separado en torno a las prácticas de emisiones de Volkswagen en Francia.

Las ramificaciones del escándalo Volkswagen siguen llegando a toda la industria más de un año después: el gobierno estadunidense acusó ayer jueves a Fiat Chrysler de no dar a conocer que tenía software en algunos vehículos que le permiten emitir más contaminación que la permitida.