Arranca la FIL del Palacio de Minería
23 febrero, 2017
Tras un mes sin luz, por falta de pago, Maracaná vuelve a brillar
23 febrero, 2017

IEPS a refrescos aumentó 13.1% desde 2014, critican asociaciones

Bebidas azucaradas sin etiquetar. Foto Cuartoscuro

Susana González G.

Ciudad de México. La recaudación que el gobierno federal ha obtenido por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a refrescos y bebidas azucaradas ha crecido a una tasa anual de 13.1 por ciento, en promedio, desde que comenzó a aplicarlo en 2014 con la reforma fiscal, aseguraron la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (Anprac) y al Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico).

“Es importante recalcar que cada año se ha superado la recaudación estimada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y ya representa una cantidad que equivale al Producto Interno Bruto nacional de Belice. Durante los tres años de vigencia del IEPS a bebidas saborizadas se han recaudado más de 63 mil millones de pesos”, sostuvieron los organismo empresariales.

También se incrementó el volumen de ventas de refrescos en el país, pero a un ritmo mucho menor, de menos de 2 por ciento. En 2014, cuando comenzó la aplicación del impuesto, las ventas de los refrescos aumentaron menos de 1.9 por ciento, y para 2015 y 2016 “se estabilizaron” con un crecimiento de 1.6 por ciento, indicaron la Anprac y ConMéxico a partir de datos de la Encuesta Mensual de la Industria Manufacturera (EMIM) que levanta el Inegi.

Desde que entró en vigor la reforma fiscal, las dos organizaciones han insistido que el impuesto aplicado a los refrescos sólo ha tenido fines recaudatorios y han refutado que sirva para inhibir su consumo en el país como argumentan autoridades y organizaciones civiles al defender la medida para abatir la epidemia de obesidad en el país.

“La conversión nominal por cada peso recaudado por cada litro es directa, es decir, cada peso recaudado es un litro vendido y, por lo tanto, consumido. Si la recaudación creció, el consumo de refrescos también”, puntualizaron.

Tan sólo el año pasado, la recaudación al respecto ascendió a 23 mil millones de pesos, lo que representó un incremento de 9.1 por ciento respecto a 2015. En ese año se recaudaron 21 mil millones de pesos, es decir 17 por ciento más en comparación con 2014.

La Anprac y ConMéxico refutaron una vez más estudios en salud sobre el impacto del IEPS en bebidas azucaradas, como el publicado por el Instituto Nacional de Salud Pública y la Universidad de Carolina del Norte en la revista Health Affairs y ahora lo hizo recurriendo a las cifras de recaudación de la SHCP.

Al mismo tiempo, ambos organismo reiteraron que colaboran con el Observatorio de Enfermedades no transmisibles (Oment), una plataforma multisectorial presidida por la Secretaría de Salud y donde se analiza de forma integral el IEPS como medida para reducir el sobrepeso y la obesidad.