‘El charro de Toluquilla’, historia de un cantante vernáculo con VIH
7 marzo, 2016
Proceso sobre Gustavo Castro, lleno de irregularidades: familiares
Confirma Honduras que retiene a Gustavo Castro
7 marzo, 2016

Interacciones: por el recorte migran obras públicas a la IP

Carlos Rojo, director general del Grupo Interacciones, en entrevista con 'La Jornada'. Foto: Francisco Olvera

Por Roberto González Amador

Las limitaciones presupuestales derivadas de la caída en el precio del petróleo han provocado que proyectos originalmente concebidos para ser financiados por el sector público se trasladen al ámbito del capital privado. Toda esta problemática que hoy enfrenta México en su gran mayoría es un tema que viene de fuera, dijo Carlos Rojo Macedo, director general del Grupo Financiero Interacciones, especializado en financiar obras de infraestructura.

El país muestra contrastes en sus diferentes regiones. En el centro y el norte sigue la llegada de proyectos, y en el sur, en particular en los estados petroleros, se deja ver la disminución de ingresos, comentó Rojo Macedo en entrevista conLa Jornada a propósito de la 69 Convención Bancaria, que se realizará esta semana.

Los principales clientes de Interacciones son gobiernos de estados y municipios. Tres cuartas partes de sus préstamos se dirigen a entidades públicas.

El año arrancó con mucha volatilidad, con mucha incertidumbre. La verdad es que hemos logrado identificar las oportunidades de negocio que se nos van presentando, apuntó.

Sin duda alguna, añadió, la volatilidad en el tipo de cambio y en general en los mercados financieros es un tema que ocupa el quehacer diario del grupo. Pero la visión de Interacciones es de mediano y largo plazos. Financiamos proyectos a 10, 20 o 30 años. Lo que hacemos es no perder ese foco, entendemos que la volatilidad es una cosa temporal y que a largo plazo la expectativa de crecimiento del país es muy grande.

–¿Se han pospuesto o cancelado algunos de los proyectos de gobiernos estatales o municipales en los que participa Interacciones?

–Con los recortes al presupuesto de este año (132 mil 300 millones de pesos, de los cuales 100 mil millones corresponden a Petróleos Mexicanos) se plantea que algunos proyectos se van a posponer. Eso se da a nivel del gobierno federal y lo entendemos muy bien, son proyectos muchos de ellos muy grandes. Sin embargo, en los estados y municipios en cuestión de infraestructura básica hay proyectos impostergables. Conforme siguen llegando inversiones en el norte y en el centro del país, como se ha anunciado este año en los sectores aeroespacial y automotriz, los estados siguen invirtiendo para cumplir con los compromisos que se hicieron para que esas grandes inversiones llegaran. Pero también porque la población sigue creciendo, empieza a haber más dinero y están invirtiendo en hospitales, cárceles, escuelas, plantas de tratamiento o carreteras. Y estos proyectos, que son de menor escala, enfrentan una realidad diferente.

“Lo que sí es un hecho –aseguró– es que muchos proyectos que inicialmente se habían conceptualizado como de obra pública financiada los estamos migrando, junto con nuestros clientes, a proyectos de asociaciones público-privada, donde evidentemente habrá un mayor componente de participación y de capital privado que ayude a que estos proyectos no se tengan que diferir. E inclusive esto le permite a los gobiernos estatales y municipales que puedan hacer más proyectos con menos dinero”.

–Cuando se anunció el recorte del gasto, el gobierno federal dijo que no se afectarían las transferencias a estados, que son la fuente de pago de los créditos que reciben los gobiernos locales. Hay análisis privados que mencionan que sí serán afectadas. ¿Siguen siendo préstamos seguros para los bancos?

–Sin duda son las más seguras de cualquier crédito en el país. Estamos hablando de fondos del gobierno federal. Y también son suficientes. Muchos de nuestros proyectos tienen un aforo de 1.5 veces a una. Para que el proyecto saliera apenas tablas las participaciones tendrían que bajar 50 por ciento y ese porcentaje se me hace muy difícil. Los gobiernos estatales y municipales tienen un endeudamiento en total que equivale a 2.9 por ciento del producto interno bruto. Y eso nos asegura que sus finanzas no se están estresando.

–¿Cuál es la situación que se presenta a escala regional?

–Sin duda, en el norte y el centro del país vemos un crecimiento muy importante. Se han hecho inversiones grandes en las industrias aeroespacial y automotriz. Hay estados inclusive ya anunciaron este primer trimestre que llegan a instalarse algunas armadoras nuevas. Este tipo de inversiones hace que los estados estén trabajando en generar toda la infraestructura que requieren para cumplir los compromisos. En el sureste, donde quizás no se está dando el mismo nivel de inversión, sí hay un rezago importante en la infraestructura y sí hay un compromiso del gobierno federal de crear estas zonas económicas especiales, donde el apoyo que se está dando para modernizar su infraestructura es muy grande y ahí podemos y estamos ayudándolos con escuelas, carreteras, hospitales. Por distintas razones, pero diría que del centro hacia el norte del país, estamos experimentando un crecimiento muy importante y lo mismo está sucediendo hacia el sur del país.

–¿Y en particular en los estados petroleros?

–Por la misma fórmula para entregarles las participaciones, se ven un poco afectados con que hay menor ingreso por la parte del petróleo. Lo que sí es una realidad es que muchos de estos estados estaban financieramente muy bien posicionados, y eso les permite financiar este periodo de inestabilidad en los precios en lo que recuperamos o llegamos a la normalidad.

–¿En alguno de esos estados se han cancelado o pospuesto proyectos en los que participa Interacciones?

–No. La lógica diría que si el estado está recibiendo un poco menos por ese lado, quizá habría menos proyectos de infraestructura. Nosotros participamos mucho en el financiamiento de la pequeña y mediana empresa, que son proveedores del sector público. Hoy se abre una gran oportunidad para nosotros de aprovechar esta estrechez en la liquidez de algunas dependencias del gobierno y atender a empresas que están en estados donde la industria petrolera es importante.

–En el último año y medio, conforme fue avanzando la aprobación e implementación de la reforma energética, Interacciones habló de oportunidades para financiar proyectos en este sector. ¿Cómo va ese paquete?

–Va muy bien. Los proyectos en los que está Interacciones son la segunda derivada de los grandotes. Nunca consideramos financiar plataformas, esos son los proyectos que ahora se están posponiendo. Lo que ha seguido avanzando, y las últimas licitaciones han sido muy exitosas, es lo que tiene que ver con la infraestructura que tienen que construir los estados para que se vuelvan elegibles para que lleguen las grandes compañías. Y en ese proceso estamos con los estados y los estamos asesorando.

–¿Cómo alteró los planes de Interacciones el periodo de volatilidad financiera de los meses recientes?

–Los planes no fueron alterados por dos razones: la primera, porque nos damos cuenta que hay volatilidad y estamos tomando todas las medidas que se requieren para efectos de que la calidad y la rentabilidad de nuestros activos no se vean afectadas. En Interacciones no corremos riesgo de tasa porque aunque suban o bajen nuestros proyectos y clientes en su gran mayoría tienen coberturas cambiarias o de tasas. Y del otro lado, lo que sí estamos viendo es que podemos enfocarnos muy bien a capturar estas oportunidades que se nos están presentando en el mercado.

Vemos el panorama cautelosamente muy optimistas. Y digo cautelosamente nada más porque no queremos ser irresponsables en decir que ignoramos que hay una volatilidad en todo el mundo. Pero entendemos que esta gran problemática que hoy afecta a México en su gran mayoría viene de afuera y que no se genera en México. Eso nos pone muy optimistas.