Johansson deja película por reacción de comunidad LGBT
13 julio, 2018
Autorizan a 200 ambulantes para festividades de la Virgen del Carmen
13 julio, 2018

Venden televisores a 0,17 dólares por error en Ciudad Juárez

Hubo clientes que pasaron 18 horas, incluida la noche, hasta que llegó personal de la Profeco y se llegó a un acuerdo. Foto tomada de Twitter @ForoCoatza

Ap

Ciudad Juárez. Un error en el etiquetado de los precios obligó hoy a un supermercado de Ciudad Juárez, en el norte de México, a vender televisores a 0,17 dólares.

Mayra Vidales fue una de los 48 clientes que lograron salirse con la suya. Pasó 18 horas en la tienda, incluida la noche, hasta que llegó personal de la Procuraduría Federal del Consumidor y se llegó a un acuerdo.

«Primero nos querían dar nomás el 20 por ciento de descuento, después empezaron a decirnos que éramos unos abusones, que iban a hacer memes con nosotros», declaró. «Yo digo que a ellos -los empleados- no les quita nada, y sé que si estuvieran en nuestro lugar harían lo mismo», afirmó la mujer, que había ido a la tienda en realidad a comprar otras cosas.

El error se debió a que en los precios en vez de una coma para marcar los miles, como es habitual en México, los empleados pusieron un punto. Así, los televisores de 32 pulgadas de 3.299 pesos se ofertaban en tres pesos con sus correspondientes centavos, los de 5.665 en poco más de 5,6 pesos y los de 1.999 a 1,999, es decir, a menos de dos pesos.

Óscar Vázquez, otro de los clientes que se benefició del error, dijo que fueron más de un centenar de personas las que se aferraron a los artículos, pero varios optaron por retirarse. «Éramos como cien personas. Se fueron porque los trabajadores dijeron que iban a llamar a la policía y que nos iba a sacar», dijo el hombre de 29 años. «Lo único que hicimos fue aprovechar una promoción, fue un error de ellos».

Ernesto Ramírez, representante de la empresa, dijo que el supermercado se equivocó y tuvo que llegar a un acuerdo. Sin embargo, afirmó que se procederá a demandar a las personas que permanecieron durante la noche en la tienda porque consumieron artículos sin pagar y abrieron cargadores para alimentar la batería de sus teléfonos móviles.

JSL
JSL