Se suma ONU-DH a condena por homicidio de Gumaro Pérez
20 diciembre, 2017
audio desapariciones
Reconoce Carreras que los temas de seguridad son el principal reto de su gobierno
20 diciembre, 2017

Aprovecharán heces de pandas para hacer papel higiénico

Un panda adulto desecha 10 kilogramos de excrementos ricos en fibras cada día, y produce unos 50 kilogramos más de desechos por las cortezas que escupe tras la masticación. Foto Ap

Afp

Pekín. Una empresa china ha demostrado buen olfato para los negocios: la Qianwei Fengsheng Paper Company utilizará las fibras en los excrementos del panda gigante para fabricar papel higiénico, servilletas y otros productos domésticos, anunció este miércoles un medio estatal chino.

Esta papelera, con sede en la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, se asoció con el Centro Chino para la Conservación y la Investigación del Panda Gigante para reciclar las heces y los restos de alimentos de este animal.

Los productos se comercializarán pronto en China bajo una gama bautizada «caca de panda» y decorada con una entrañable cara de este gran mamífero de pelaje negro y blanco.

«Tratarán los desechos en nuestro lugar», celebró un investigador del centro, Huang Yan, citado por el diario local Chengdu Business Daily.

Los 10 kilogramos de excrementos generados cada día por un panda adulto son ricos en fibras, ya que el animal se alimenta exclusivamente de tallos de bambú, explicó este empleado a la agencia oficial Xinhua.

Además, el panda produce unos 50 kilogramos de desechos alimentarios cada día, por las cortezas que escupe tras la masticación.

La fabricación de papel a partir del bambú necesita eliminar primero la fructosa para extraer las fibras. Este proceso tiene lugar naturalmente en el aparato digestivo del panda, explica Yang Chaolin, presidente de la empresa papelera, citado por Xinhua.

Una vez hervida, pasteurizada y transformada en papel, la substancia será analizada para garantizar la ausencia de bacterias.

Una caja de pañuelos de papel «caca de panda» se venderá por 43 yuanes (5.5 euros, 6.5 dólares), mucho más cara que un producto convencional.

«Los pandas tienen lo que quieren y nosotros también», resume Yang. «Todo el mundo sale ganando».