Cuba-México en revancha inmediata de Serie del Caribe
6 febrero, 2017
Derramas por fin de semana largo crecieron 7.6%
6 febrero, 2017

Artur Mas comparece por referendo catalán de 2014

El ex presidente de Cataluña, Artur Mas, tras testificar ante un juez en la Corte Suprema de Barcelona este lunes. Foto Ap

Armando G. Tejeda, corresponsal

El 9 de noviembre del 2014 se celebró en Cataluña el primer referendo de independencia convocado por las autoridades catalanas, entonces presididas por el nacionalista Artur Mas, y en el que participaron más de tres millones de personas. Esos hechos, a los que el gobierno catalán definió como “consulta ciudadana”, fueron denunciados por el gobierno español, del conservador Mariano Rajoy. que acuso a Mas y a la cúpula de su gobierno de los delitos de prevaricación y desobediencia. El líder catalán reiteró ante los magistrados que le juzgan que la consulta ciudadana fue “responsabilidad total” suya y que en todo momento hubo colaboración de la administración autonómica y central, que en ningún momento tomó ninguna decisión para impedir que se celebrara la consulta ciudadana.

Mas ha recibido el apoyo de miles de ciudadanos catalanas que han expresado en las calles, en las últimas horas, su repulsa a lo que tildan de un proceso de carácter “político”, que lo “único” que pretende es mutilar la libertad de expresión de la sociedad catalana y atacar, con penas de inhabilitación de carga público y hasta cárcel, a los principales líderes del proceso soberanista. Hace algo más de un lustro, una parte de la sociedad catalana decidió impulsar un masivo movimiento político y ciudadano a favor de la independencia de Cataluña del Estado español, para lo que realizaron varias marchas en las que se movilizaron más de dos millones de personas en cada una y se dieron los primeros pasos políticos para alcanzar una declaración unilateral de independencia.

En aquella época, noviembre del 2014, el entonces presidente de Cataluña, Artur Mas, decidió impulsar la citada “consulta ciudadana” a pesar de que había recibido una suspensión por parte del Tribunal Constitucional español, que le había prohibido expresamente la celebración del referéndum, para el que se utilizaron urnas y dependencias públicas.

Mas se presentó hoy ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña con el firme propósito de defender su versión de los hechos, al sostener que “la administración colaboró en lo que pudo pero ya no era la responsable de la organización del 9-N, sino los 42 mil voluntarios que la hicieron posible. Y en todo caso no había ánimo de cometer ningún delito ni ánimo de desobedecer a nadie, nuestro ánimo era estar a la altura de las circunstancias y por todos los medios posibles promover la participación”.

Mas insistió, ante las preguntas de los jueces y sus abogados, que “la consulta no era vinculante ni tenía consecuencias legales y yo era el responsable de todo”. Junto a Mas también están siendo procesadas la ex vicepresidente de la Generalitat, Joana Ortega, y la ex consejera de Educación, Irene Rigau, que insistieron en señalar a los “voluntarios” como “el alma del proceso» ya que «lo hicieron todo: como abrir los colegios, organizar colas, subir los datos de participación, y todo dento del marco legal y con respeto por la ley y la democracia”.